Carta 70: Señales que tú nos envías

Hola mi niño bonito!

Ayer te recordé. Bueno realmente te recuerdo todos los días. Pero ayer te recordé el día antes de que tu alma partiera hacia la luz. Esa tarde estábamos junto a la incubadora el tito Carlos y yo. Y levantaste tu brazo varias veces. El tito y yo nos miramos extrañados pues estabas sedado debido al tema de la respiración asistida que tenías. Pero por alguna razón tu levantaste tu mano, como saludo.

Cuando miro la segunda acuarela de sanación que nos hizo Mónica, es como si te viera en ese momento. En ella sales con tu mano levantada, saludando a quien te observa, tapado con un arrullo de estrellas. Quizás era tu manera de despedirte mi amor. No lo sé. Quiero pensar que tú lo hiciste para preparar mi corazón.

Detalle acuarela de sanación, @lluviadelove

Muchas veces intento buscar las señales que me envías, porque lo haces. Al principio las buscaba en el cielo, en tus cosas, en mis sueños,… Me sonreía pensando que cuando una de las narices de espuma que están cerca de tu urna se caía al suelo, eras tú jugando. Quizás es así. Quizás.

Pero no. Las señales es ver lo que has conseguido en nosotros, con la gente que nos rodea. Como has unido más que nunca a papá y mamá. Como, junto a tus compis de clase de las estrellas, nos conectasteis a todas vuestras familias. Y ahora bendigo el día que María, mamá de Estel me llamó para ayudar en su proyecto de Petita Estel, ahora y gracias a Laura y a su Capseta d’en Nil, y junto a Mireia, mamá de Mérida, se conoce como la Capsa dels Records (la caja de los recuerdos). Y las cuatro nos unimos porque creemos en este proyecto por vosotros, nuestras estrellas.

Señales son todas a aquellas personas, ya sean enfermeras, matronas, psicólogas o las queridas mamás de incubadora, de diferentes centros hospitalarios de diferentes puntos de Cataluña que nos han dado la oportunidad de que la Capsa dels Records sea parte de su protocolo ante duelo gestacional o neonatal.

Señales son todas las voluntarias que cosen, que montan postales, o las personas que han decidido ayudarnos económicamente.

Señales son las conexiones que has creado en mi, una red de amor, nuestro amor. Ese amor que me diste y que aún me sigues dando. Sé que siempre seguirás en mi, en papá, y todos los que te quieren. Esa es la mejor señal, mi Cavaller Guillem.

Y desde hoy y gracias a María, y a su amiga compositora, profesora de música, Cristina Bota y cantando Eli, tu nana, la canción que te cantaba cuando habitabas dentro de mi, la que escuchabas en tu incubadora, y la que te canté en tu ceremonia de luz, Nadie más que yo, de Rosana, hoy es tuya. Gracias María, gracias Cristina y a Eli!

A ti lector: aprieta botón lila para escuchar la nana de Cavaller Guillem. Cierra los ojos y abre tu corazón. La sorpresa está al final. Por eso es única está versión, por eso siempre será de mi niño.

Besitos al cielo mi Sol, mi cavaller Guillem!

Mañana más, mnb!

Mamá

Carta 69: Gil, el primer arcoiris del GAM

Hola mi niño bonito!!!

Hoy quiero hablarte de dos palabras o conceptos importantes para mi, y creo que también para muchos papás en duelo: la resiliencia y tener fe.

La resiliencia según una definición de diccionario es la capacidad que tienen las personas para superar circunstancias traumáticas, como la perdida de un ser querido. Según mi diccionario personal, la resiliencia es la fuerza que me das tú, mi Sol, mi estrella, para seguir adelante. Bueno para mí y para papá. Creo que muchos de los papás y mamas de tus compis y amigos de la clase de las estrellas pensaran igual que yo.

Luego está tener fe que buscando una definición de libro, y dejándonos de religiones sería: tener el convencimiento íntimo o confianza, que no se basa en la razón ni en la experiencia, en que una persona es buena, capaz, honrada, sincera, etc., o en que algo es eficaz, verdadero, posible, etc. Y no me acaba de convencer…. Así que voy a tomar mi libro de mesita de noche, Conexiones de amor, de mi queridísima Mónica ( @lluviadelove), que se acerca más a lo que es para mí: “creer en la capacidad de uno mismo para crear las condiciones necesarias que propicien que un objeto, hecho o situación se manifieste en nuestras vidas, aunque pueda parecernos imposible.”

Hace ya unos meses, una mamá del GAM, María, me llamó y me dijo que un médico le había dicho, que según sus analíticas y pruebas, si querían ser padres debían comenzar a pensar en la adopción. A noche, jueves 4 de junio, sobre las 11:45, María y Lluís se convirtieron nuevamente en padres. Estoy convencida que ellos mejor que nadie saben lo que es la resiliencia y también ellos, tuvieron fe, y tacharon im, para hacer posible eso que tanto anhelaban. Y pintaron su cielo con un arcoiris, Gil. Un arcoiris bien diferente, pues sus colores tienen el brillo especial de su hermana estrella, Estel, tu compi de juegos.

Maria amb Gil, i sempre Estel

Para todos los papás y mamás del GAM, hoy es un día muy importante, pues a pesar de los miedos, Gil, nos iluminó, nos dió esperanza. Gil es el primer arcoiris de los muchos que habrá, y lo bonito es que vosotros, nuestras estrellas, nos daréis la fuerza y la fe para hacer todo posible.

Petons i abraçades María i Lluís! Benvingut Gil! Felicitats Estel per aquest germanet i pels pares lluitadors que tens!!!

Y besos al cielo mi Sol, mi niño!!!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 68: Por todo lo que me das, te estaré siempre agradecido

Guillem, mi niño precioso,

Sé que han pasado muchos meses sin que te escribiera ninguna carta. No sin hablarte, porque te hablo a diario. Escribirlas me sirvió de mucho, para sacar todo ese veneno que entró dentro de mi el día que tú te fuiste. No he sentido ese ahogo ni necesidad de escribir otras, sin haber cerrado la puerta a hacerlo con nuevas.

Yo no soy el mismo. No tengo las mismas inquietudes. No tengo las mismas necesidades.

El motivo de escribir esta carta me ha venido al escuchar una canción. Refleja fielmente el sentimiento de muchas personas que hemos vivido batacazos de la vida. Si, hemos de agradecer a mucha gente por haber estado ahí. Todos lo han hecho lo mejor que han sabido.

Algunos a parte de cumplir con su trabajo, han puesto su lado más humano dejándonos ya en el primer peldaño de esta larga escalera que es la recuperación emocional tras la perdida, como es en nuestro caso todo el personal de Maternitat del Hospital Clínic, en especial las mamás de incubadora de Guillem.

Otros como familia o como amigos. A los primeros se les suele presuponer por ser familia, los segundo no tienen ninguna obligación y están porque quieren estar ahí, junto a tí.

Y no puedo olvidar a nuestros espejos (lo sé, bautizo demasiado). ¿Quienes son? Por desgracia son los que mejor te entienden en todo momento. Y digo por desgracia porque ellos han estado o están pasando por el mismo camino que estás tú cuando vives algo así. Sois el GAM, todos, no os voy a nombrar porque somos muchos y llenaría la carta solo con nombres. Se que no lo necesitáis porque esto no va del yo ego, esto va de nuestras estrellitas que están jugando tod@s junt@s riéndose y mirándonos. De todos los agradecimientos el vuestro es quizá el más importante, por respetar, por entender, por escuchar. No hemos de olvidar que todos ahí tenemos nuestro gran dolor.

Ilustración y frase de libro Conexiones de amor, de Mónica Rebollo (@lluviadelove)

Para terminar no quiero que esto se lea de una forma o manera triste. Al contrario, esta carta es alegre en su justa medida. Porque pese a que el dolor nunca desaparece, nosotros aprendemos a digerirlo de una manera más sana. Por eso como dice Pau Donés en esta preciosa canción “por todo lo que me das, te estaré siempre agradecido” a todos.

Mi niño bonito, mi Guillem, te quiero y aunque no te escriba muy a menudo, siempre te hablo y pienso,

Papa.

(Gracias Pau Donés, por esta “agradecida” canción)

Carta 67: Coloreando la ausencia para sanar. #yotambiensoymadre

Hola mi niño bonito!

Hoy brillas en el cielo desde bien temprano. Tus rayos acarician mi piel y me abrazan dando calor que cura mi alma. Imagino que es tu manera de venir a felicitarme en este primer domingo de mayo, en el día de la madre.

Hace días que me viene rondando por la cabeza esta carta. He ido haciendo esquemas mentales de como escribirla, hice una lista de todo lo que quería expresar en ella. Pero como siempre, cuando me surge el impulso de escribirte hago borrón y cuenta nueva. En mi mente tacho puntos de mi lista, añado nuevos, y al final la carta es totalmente diferente a lo que pienso en un inicio. Esta carta es reflejo de que tengo muchas cosas que explicar, por eso es tan larga…

Hoy me senté con las piernas hacia el balcón, y me puse los auriculares con el playlist de @petitsambllum en modo aleatorio y sonó al momento “Escriurem” de Miki Núñez ( escribiremos). Una canción que encaja a la perfección para estos días que estamos viviendo. En nuestro caso, es reflejo de todo lo que hemos vivido en estos 14 meses y de lo que ya hemos escrito y lo seguiremos haciendo.

Mientras sonaban los acordes vinieron a mi todas esas familias de nuestro grupo de duelo, los papás y las mamás de la clase de las estrellas. Pero sobre todo, y con permiso de los papás, me acordé de todas las mamás: Rosana, María, Montse, Cristina, Roser, Noemí, Tamara, Laura, Mireia, Paula, Vanessa. Porque aunque algunas de ellas ya tenían hijos terrenales, todas nosotras somos mamás de estrellas. Y me emociono al pensar que todas nosotras cuando cerramos los ojos por la noche nuestro último recuerdo es a vosotr@s, nuestr@s hij@s celestiales, porque es vuestra manera de darnos fuerzas para seguir adelante. Y que pasen los días, semanas y meses, se demuestra que no os olvidamos, a pesar de que os vamos dejando ir.

Ilustración de libro Conexiones de amor. Mónica Rebollo

Chicas! Cuando leáis esto cerrar los ojos, y notaréis que nuestr@s hij@s estrella os dan el beso y abrazo de felicitación, porque también somos madres, y podéis decirlo, escribirlo, gritarlo, #yotambiensoymadre !”

Ilustración capítulo 4, Conexiones de amor, de Mónica Rebollo ( @lluviadelove )

Hace unos días que acabé de leer Conexiones de amor de Mónica Rebollo. El capítulo 4 comienza con una ilustración de un bebé con alas de mariposa. Esa imagen me devolvió al momento en que te tuve en brazos por primera y única vez, porque así es como te recuerdo, como un bebé con alas de luz. Y ahí estaba yo, mirando esa imagen por primera vez y llorando porque tú siempre serás mi eterna mariposa que vuela libre sobre nosotros, dando luz y belleza a todo lo que hacemos.

No quiero explicar nada sobre lo que explica Mónica en este libro( creo que cada persona recibirá un mensaje o otro según lea) , pero reconozco que desde que lo acabé he tenido varias experiencias: desde soñar con mi abuela paterna, que hace más de veinte años, y que aparecía a mi viviendo este confinamiento en un piso que no podía reconocer; hasta recibir un mensaje tuyo, mi niño bonito, durante la parte final de la relajación de yoga, y que guardaré para mí, en mi corazón. Quiero pensar que no me sugestionó la lectura, sino que estás visiones, sueños, y sentimientos, estaban guardados en mi pero que yo no los notaba o quizás los tenía reprimidos.

Fuera lo que fuera, me motivó a escribir a Mónica para pedirle acuarelas de sanación a partir de la fotografía de los tres en la UCIN. Realmente le hice llegar estas 3 imágenes:

Las 3 imágenes que envié a @lluviadelove

Y le pedí 3 acuarelas, y que las 3 fueran diferentes. Le dije sólo que quería que estuviéramos los 3( papá, tú y yo), y que fueran su interpretación y no una copia. Con el tema del confinamiento llegarán más tarde, pero Mónica cada vez que acababa una me enviaba una fotografía. Y tengo que decir que la secuencia de ellas muestra una transformación, un proceso de sanación. Os lo podría explicar pero creo que al verlas lo podréis apreciar. Mónica a medida que pasaban los días supo conducirnos hacia lo que somos: una familia.

Aquí os muestro las acuarelas con el mensaje que hizo llegar su autora:

1a acuarela de sanación, autora: @lluviadelove

Espero que te guste. Guillem desde su estrella os da un precioso y florido abrazo 💚⭐

Esta primera, he decidido que sea un regalo para tu yaya Conchi y tu abuelo Jesús. Ella tiene muchas ganas de poner la foto de los 3, porque Guillem tú eres su primer y único nieto, y ese lunes, de hace casi 14 meses, a ellos, mi padre y mi madre, tus abuelos se les fue un pedacito de alma contigo. Creo que está acuarela sanará esa cicatriz que les quedó.

2a acuarela de sanación, autora: @lluviadelove

Esta vez te he imaginado a ti como maternidad que arropa, con un manto morado de transformación, a tu bebé creciendo en tu mente como si estuviera en tu vida, creciendo mes a mes… Guillem con unos cuantos mesecitos (yo a veces imagino al mío tan mayor como su hermano). Espero que te guste 💚.

Desde casi al principio, te voy viendo crecer en mi mente, Guillem. Cierro los ojos y te veo con carita redonda, entre los dos. A partir de hora, imaginaré ese abrazo morado que nos une a los 3.

3a acuarela de sanación, autora: @lluviadelove

Los tres juntos en integrados en la vida, la naturaleza… Espero que te guste.

Cuando vi esta, recordé un sueño que tuvo papá hace unos días, que no explicaré porque es su sueño, y porque sé que se cumplirá algún día. Además está imagen es lo que tú energía da a nuestro hogar las dos últimas primaveras: flores y plantas que florecen y rebrotan de nuevo. Soy de las que creen que estamos conectados con la naturaleza, con la Gaia, como un todo.

Gracias Mónica, por las acuarelas, estamos deseando tenerlas en casa para recordarnos que ya no somos los mismos de hace 14 meses, y que ahora sonreimos a la vida. Esta carta está dedicada a ti también, porque tu estrella brilla junto a la nuestra.

Mi niño, mi estrella, como digo en muchas cartas, gracias por hacernos padres, gracias por hacerme madre!

Feliz día de la madre, y en especial a las mamás de la clase de las estrellas!!!

Besitos al cielo!!!

Mañana más mnb!

Mamá

Info: Lluvia de Love( Mónica Rebollo) http://www.lluviadelove.com/

Como conseguir el libro Conexiones de amor. Mónica Rebollo: Amazon

Carta 66: La importancia de despedirse

Hola mi niño bonito!

Hace días que me ronda por la cabeza un tema que actualmente se está hablando mucho: la despedida de nuestros seres queridos.

Todo viene del protocolo establecido por el Covid19, o mejor conocido, Coronavirus, en el que un paciente que está infectado y hospitalizado no puede estar en contacto con sus familiares, pero en el caso de fallecimiento la cosa es aún peor. A parte de no poder abrazar o acariciar a ese ser querido en su último suspiro, se recomienda no hacer velatorios, pero si así se hiciera, sólo serían los autorizados, y siempre con el féretro cerrado. Y al leer el protocolo sólo siento frío y tristeza.

Mira Guillem, despedirse de un ser querido es ya triste, pero lo es más si no hay una ceremonia de despedida, porque se inicia el duelo de forma más dura.

Lo he explicado en muchas cartas, pero no me canso de decirlo, el día de tu partida agradecimos todo lo que se nos ofreció. Poder abrazarte y estar contigo acariciándote antes de que tú corazón se parase, nos ayudó a empezar el duelo sabiendo que nos sentías, que sabías que estábamos contigo, que notabas nuestro calor, el de todos los que estábamos allí. Y el poder tener un espacio para llorarte cuando sólo quedaba tu cuerpecito, el rato que quisiéramos, facilitó aún más la despedida. Por todo ello y por más, siempre estaremos en deuda con Mater.

Y tu velatorio en el tanatorio, que fue parte de tu ceremonia de luz, donde se reconoció que formabas parte de mucha gente, de todas esas personas que nos quieren y que, aunque no sé si se dieron cuenta, pero son testigos de que a pesar de tu corta vida, estuviste no sólo para papá y mamá, sino para todas ellas.

Por todo lo que significaron esas acciones, esos momentos, hoy en plena crisis de Covid19, esta carta va por todas personas que se convierten en luz durante estos días, porque consiguieron sus alas sin sus seres queridos al lado y porque su adiós fue frío y triste. También por esas familias  que comienzan un duelo difícil, porque cualquier perdida es dura pero en estas circunstancias es peor. 

Recuerdo el día que murió mi abuela materna, tu bisabuela, hace ya 26 años. Yo tenía 15 años, y se fue una parte de mi aquel 19 de marzo. Era un sábado y era el día que íbamos al hospital para verla. Y no dió tiempo. No me pude despedir. Mi último recuerdo fue del sábado anterior, cuando, no sé si porque el destino ya avisaba, mi último beso fue en sus labios. No pude ir a su funeral porque estaba de exámenes trimestrales y porque según los adultos, éramos pequeños. Imagínate el dolor que sentía Guillem. Y así durante las dos semanas siguientes, triste, muy triste. Y una noche, en sueños, la vi. Ahora cierro los ojos y vuelvo a vivir aquella imagen de mi sueño. Ella en su habitación junto a la cama hablándome como solía hacer, con su acento cordobés y sus gestos. Fue tan real! Y mi alma se calmó, porqué pude decirle adiós.

Quizás esto pueda ayudar a los que han sufrido una perdida estos días, pero en casa, en soledad o con las demás personas con las que conviven pueden crear pequeñas ceremonias, hacer aquello que recuerde a la persona querida que falleció, puede ser una comida que le gustará, o poner esa canción especial, encender una vela y rezar una oración, o simplemente hablar con esa persona como si estuviera aún con ellos. Puede parecer una locura pero esa pequeña ceremonia será como rendirle homenaje, como una ceremonia de luz.

Si algo he intentado buscar en toda la oscuridad que me llegó hace un año con tu marcha, Guillem, es la luz. Tu recuerdo es lo que me sigue dando fuerzas a pesar de que me siga aún doliendo de vez en cuando el no tenerte físicamente. Y llorar? Llorar es necesario, porque mi alma lo pide, y te lloro porque te siento dentro de mi, y porque tú recuerdo viene a mi claro, como los 6 meses que estuvimos conectados físicamente, como esos 4 días en tu incubadora, como los minutos que estuvisteis entre mis brazos.

Por eso, a los que estos días no puedan despedirse de sus seres queridos, que abracen su recuerdo, sus momentos felices, y que los lloren porque es necesario.

El cielo estos días tienen muchas más estrellas. Dales besos a todas ellas, mi niño.

Te quiero mucho mi Sol, mi estrella, mi ángel de la guarda.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 65: Ya no sobrevivo, sólo vivo.

Hola mi niño bonito!

Estos días estamos viviendo algo impensable en los tiempos que corren. Sería el argumento de una película de Hollywood o incluso de un bodrio de la tele de los sábados tarde o la historia explicada en una novela. Todos catastrofistas.

Estamos confinados en casa por un virus de origen asiático que ha llevado al mundo a una pandemia. No se habla de otra cosa en la tele,la radio, los periódicos, en las redes sociales.

En casa, tiramos de plataformas de pelis y series. No recuerdo cuántas hemos visto ya. Papá me gana, yo tengo que acabar cosas pendientes del trabajo.

Cada día dedicamos un ratito a hablar con primo Joan por videoconferencia. Hoy nos enseñó su cuento de pegatinas sobre animales. Ya que estaremos un tiempo sin vernos…. A ver de qué nos habla mañana.

El jueves mientras esperábamos a saber si se cerraban los centros educativos y qué medidas íbamos a tomar con el alumnado durante estos días, surgían conversaciones espontáneas. En una de ellas bromeando dije que lo mejor sería pasar el virus. A alguien no me pareció muy correctas mis palabras, y empezó a hablarme de que en Italia había gente joven entubada, que era para tomárselo en serio.

En ese momento no quise seguir con la conversación. Quizás porque, me hubiera alterado bastante. Creo que hay gente que se deja llevar por el miedo, o quizás no entiendan mi nueva postura sobre la vida. No les culpo. Una persona el miércoles me dijo, que no se podía hacer a la idea de lo que yo había vivido hace ya un año. No creo que haya nada más duro que ver partir un hijo en sus brazos. No creo que lo haya.

Y hay voy. Después de vivir lo peor, y pensar sólo en oscuridad, tú nos trajiste la luz. Nos abriste los ojos a lo positivo. Por eso celebro la vida cada día, cada momento. Eso no quiere decir que no tenga días de bajón, de querer encerrarme a llorar. Yo te lloro porque por más que pase el tiempo necesito seguir soltando mís lágrimas, dicen que es el proceso. Pero leí el otro día esta frase y ahora es parte de mi: “No quiero sobrevivir, quiero VIVIR!”

Y que me dejen vivir!

Qué estamos aquí encerrados son poder salir, pues abriremos la ventana y tomaremos un rato el sol, o leeremos ese libro pendiente, o veremos todas las pelis de Indiana Jones, o las de Star Wars; o escucharemos música, tus canciones, nuestras canciones y las cantaremos hasta dejarnos la voz; o haremos esa receta de cocina que hace tiempo que no hacemos, o nos sacaremos la esterilla y haremos el saludo al sol, o los guerreros, o la vaca y el gato, o… acabando con un pranayama o meditación. Y eso nos dejará el alma liberada de miedos, y negatividad. No hay más malo que nos pueda pasar.

Y a esa frase que ya es mía para siempre, le voy a añadir una coletilla final:”Y que me dejen vivir!” Que nadie nos devuelva la oscuridad. Aquí siempre brilla un sol maravilloso.

Mi niño, mi Sol, mi Principito, Guillem, gracias por darnos la luz en este camino.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Os dejo aquí el cuento del buscador, explicado por Jorge Bucay, para que penséis en lo que he explicado:

Abrazos virtuales!

(carta dedicada a l@s profesionales de la salud, a l@s que mantendrán tiendas alimentación abiertas, a l@s farmacéutic@s, a l@s transportistas, a l@s que cuidan a mayores o dependientes. Sois l@s verdader@s superheroin@s de esta pandemia)

Carta 64: Tu ceremonia de luz

Hola mi niño! Hola mi Sol!

11 de marzo. Las 8:30 de la mañana. Tu corazón se paró. Los rayos del Sol entraron por la ventanas altas de aquella gran sala. Se oía mi voz ahogada en lágrimas. Las enfermeras del turno llevaban rato secándose las suyas. El Doctor se acerco para comprobar tu corazón. Pero no había sonido. Tu alma había dejado tu diminuto cuerpo para unirse a la luz del Astro Rey.

Apreté tu cuerpo contra el mío, esperando sentir aún tu calor, pero no, estabas helado. Tu piel había cambiado el color rojizo de los primeros días por un tono azulado.

Minutos antes tu última mamá de incubadora Maica junto a el tito Carlos nos habían hecho varias fotos. Retratos de la familia que somos. Los tres. Unidos en un abrazo eterno.

11 de marzo de 2019, minutos antes de unirte a los rayos del Sol.

En una  sala apartada pudieron entrar tod@s, abuel@s, ti@s, para despedirse. Allí, te lloramos en silencio. Besé todas las partes de tu cuerpo: tus manos, tus pies, tu pecho,tu frente, tus labios…

No sé cuánto rato fue, no lo recuerdo, sólo abrazaba tu parte física intentando reanimarte. Pensaba que quizás así volverías a nosotros. Te mandaba mi aliento para volver a calentar tus mejillas. Tu piel de un tacto sedoso brillaba.

Al rato, llamamos para que vinieran a recogerte. Ya estábamos preparados para dejarte y secarnos las lágrimas a solas. Fue la última vez que vimos tu carita. La última vez que besé tu frente. Tanto tiempo esperando hacerlo y ahora era para despedirnos. Tu última imagen, fue en brazos del Dr. Alsina. Recuerdo con que cuidado te tomó. Allí me di cuenta de cuanto fuiste para ellos. Estoy convencida que a aquel doctor, le dolía el alma. Ese mismo neonatólogo te bautizó de manera simbólica una hora antes, junto a tu tito Carlos y tu tieta Cris. Tus padrinos. Ahora eres su ángel de la guarda.

Esa fue tu verdadera ceremonia de luz. Donde conseguiste tus alas de luz, cual estrella fugaz busca su lugar en el cielo. Esa despedida de tod@s los que te amábamos. De tod@s los que te amamos. Días después hicimos tu otra ceremonia de luz en el tanatorio con toda la gente que quiso decirte adiós. Con tus tres canciones ( Bohemian rhapsody- Queen; Perfect Symphony- Ed Sheeran; Nadie más que yo- Rosana) y los fragmentos del Principito, que hacen que venga a mi una canción del musical del Petit Príncep para explicar todo lo que vivimos allí, en la UCIN justo hace un año:

“No em puc endur-me aquest cos Perquè ara em pesa massa.

No vull que tinguis por, els comiats deixen marques.

Semblarà que estigui mort, però no serà veritat.

Estaré volant al meu planeta, on hi ha qui m’esta esperant.

I em seguiras sentir riure

entremig dels estels

Al teu record em farà viure
Cada cop que miris el cel.”

“No puedo llevarme este cuerpo
Porque ahora me pesa demasiado
No quiero que tengas miedo las despedidas dejan marcas
Parecerá que esté muerto, pero no será verdad
Estaré volando a mi planeta, donde alguien me espera.
Y me seguirás escuchando reír
Entre las estrellas.
Tu recuerdo me hará vivir cada vez que mires al cielo”.

Mi Sol, mi niño, mi Principito, el meu Petit Príncep, tu recuerdo siempre nos mantendrá vivos.

Hoy más que nunca, miles de besitos al cielo!

Mamá y Papá

Mañana más mnb!

Carta 63: Prometo encender en tu día especial una vela…

Hola mi niño bonito!

Hoy es 7 de marzo. Felicidades Guillem! Hoy es tu cumpleaños, tu primer cumpleaños. No está siendo el que nos hubiera gustado, con globos, confeti y un pastel enorme con una vela. Y todos los que te queremos, a tu alrededor ayudándote a apagarla.

Pero no importa, porqué he hecho bizcochitos de te matcha y le he puesto la Lacasitos. En la parte alta una vela en forma de 1. Y como dice la canción ” prometo encender en tu día especial una vela y soplarla por ti”.

Prometo encender una vela y soplarla por ti

Y como continúa la canción: ” Prometo no olvidarte nunca”. Guillem hace un año nos convertimos en madre y padre, y lo hiciste tú, nuestro Sol. Y nunca lo olvidaremos, nunca

Hoy vino a mi mente aquel día 7 de hace un año. Recuerdo levantarme para ducharme, y como me pusieron las últimas correas, y escuché de nuevo tu corazón. Recuerdo como vino el celador a buscarme, y como me senté en la mesa del quirófano y la anestesista me puso la epidural raquídea. No sentí dolor. Me tumbé, me pusieron las vías, y el tensiometro.

Lo siguiente, se me hizo eterno. Una enfermera me susurró que ya estabas fuera, y sentí el movimiento rápido hacia fuera del quirófano. No se cuanto rato más pasó, pero no debió ser fácil coserme. Y la imagen de la Doctora Peguero con cara desencajada cuando me dijo que sólo pensabas 395 gramos.

Guillem, te trajeron a verme antes de subirte a la UCIN. Sé que te lo he contado millones de veces, pero tocarte en ese momento y verte mover la cabeza fue lo más emocionante del mundo. Lloro al recordarlo, y creo que siempre lo haré. Sentir tu piel fue una experiencia única.

Hoy hemos recibido muchas felicitaciones de personas que te conocieron, y de otras que saben de ti por lo que explicamos de ti. Tú, hijo, nos has dado mucho en este año, pero sobre todo fuerza para seguir adelante. Diste sentido a nuestras vidas, ahora más que nunca sabemos que nos nos rendiremos en nuestra lucha por volver a ser padres. También nos uniste mucho más a papá y a mi. Nos acercaste a familias que pasaron por lo mismo, y ahora son nuestra otra familia. Nos enseñaste quién está con nosotros, nos devolviste a personas que hacia tiempo que no estaban cerca.

Y lo mejor mi niño, ahora ante cualquier problema respiramos hondo, y miramos desde otra perspectiva. Eso nos ayuda a estar mejor con nosotros. Yo siempre digo, que tú nos acompañas allá donde vamos, y nuestra sonrisa surge gracias a ti.

Guillem, sabemos que hoy en el cielo también lo estáis celebrando todos los compis de la clase de las estrellas. Este mes tendréis muchas celebraciones. Tod@s las mamás y papás mandamos muchos besos al cielo!!!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 62: Érase una vez…El Vacío ( de Anna Llenas)

Hola mi niño bonito!

No recuerdo cuando empezó mi pasión por los libros ilustrados, quizás fue hace años, en mi infancia, pero de mayor empecé a coleccionarlos.

Mi ilustradora favorita es Anna Llenas, autora de El Monstruo de colores, un cuento para hablar de las emociones con l@s más pequeñ@s. Hoy, por ejemplo, tengo el cuerpo enredado de color amarillo ( alegría). De Anna Llenas tengo varios libros: Te quiero( casi) siempre, el laberinto del alma, el Tópito Terremoto, Diario de las emociones,… Pero al que más cariño tengo es a El Vacío.

Te voy a contar un secreto, mi niño, sobre El Vacío: es el único que no tengo dedicado por Anna. Los demás tienen su firma junto a un precioso dibujo. Y dirás por qué no está firmado? Porque me quería esperar a que llegarás tú, para que te lo dedicará a ti. Tú ibas a llenar ese vacío, ese hueco interior que nos faltaba. Era como si nos no tuvieramos una pieza del puzzle. Y entonces llegaste tú, y ese vacío se cerró.

Con tu prematura marcha, volvió el vacío. Todo se tornó oscuro, y profundo, más profundo que al principio. El vacío, el terrible vacío interior, donde no hay nada. En el se oye el eco, que repetía una y otra vez lo mismo: ” lo has perdido!”.

Tomé el libro  y recordé como hacer de mi vacío  un poco más pequeño. Miré alrededor y me di cuenta todo lo que tú nos habías traído: amistad, amor, calor, abrazos,… que venían de todas esas personas que nos rodean. Y pensé: ” Qué querría él, mi niño?” Compartir todo con esas personas, disfrutar de la vida, amar cada flor nueva, celebrar lo que se tiene, regalar una sonrisa para conseguir otra a cambio. Y qué tengo yo? Tengo miles de cosas que cada día a pesar de la distancia, me acercan más a ti, mi Sol.

Y ahora, me preguntarás si voy a dejar el libro sin dedicatoria, o si me esperaré a que llegue un arcoiris. Pues bien, el Vacío, lo llenaste tú, y ahora tu recuerdo y lo que representas lo hace más pequeñito. Así que Anna Llenas, que sepas que me debes un dibujo de los tuyos, para mi Sol. Y por cierto, gracias por esta y otras historias. Seguiremos leyéndote!

….Y colorín colorado el vacío se ha acabado!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 61: Latir. Sentir. Emocionarnos. Amar. Y sobre todo VIVIR.

Hola mi niño bonito!

Hoy tuvimos la última visita con la psicóloga. Digo la última porqué creemos que ahora podemos comenzar a dar pasos solos. Sabemos que siempre podremos volver, que está ahí, pero creo que dar este paso, sobre todo a papá le puede ayudar mucho.

Agradecemos el apoyo de la psicóloga de Mater del Clínic, que nos ayudó a comenzar en este montaña rusa del duelo. Y también la que tenía papá en el centro de salud, por acogerme a mí también y hacer terapia familiar.

Y que nos puede ayudar a partir de ahora?

El grupo de apoyo mutuo, donde otr@s papás y mamás nos abrazamos en este camino del duelo, sesión tras sesión, como si vosotr@s estuvierais mientras jugando en el parque, después de un día de clase.

Nuestras familias. Porque no niegan tu existencia, porque también lloran tu ausencia, y mantienen tu recuerdo vivo.

Mis compis y mis amig@s. Por escucharnos cuando hablamos de ti, sin cambiar de tema, sin reprocharnos nada.

Los símbolos y rituales. Hoy se lo leí a Cristina Cruz en un post del Facebook. Y pensé que cada detalle que creábamos de tí, nos ayudaba a avanzar. Y el ritual de encenderte una vela cada noche, para que sientas nuestro calor o el pastelito con la vela del 1 que pondremos para celebrar tu cumple, sólo puede hacernos bien.

Papá. Mi compañero de viaje, el que aguanta mis gritos, el que me deja llorar si lo necesito, sin reprocharme nada. Él, para mí, y yo para él. Nuestro amor nos hace fuertes ante todo. Nuestro amor nos trajo el mayor regalo del mundo: tú.

Imagen de @unaastronauta3

Tu recuerdo imborrable. Tu fuerza. Tú como ángel de la guarda. Tú nos ayudas cada día a seguir adelante. A soltar sin olvidar. Y ejemplo son estas cartas que te escribo porque hablarte es como tenerte aquí. Porque así hablo de la muerte, del duelo, que en los tiempos que corren aún son tabú, y más si sois bebés los que partís cuando la vida empieza.

Y avanzo. Avanzamos. Asumimos que nuestra vida no será la misma. No somos los mismos. Y sabemos que seguiremos llorándote a ratitos, cada vez menos. Tendremos miedo en futuros embarazos, porque será inevitable. Pero nos consolará pensar que tú acompañarás a tu/s herman@/s durante la gestación.

Latir. Sentir. Emocionarnos. Amar. Y sobre todo vivir. Vivir. Eso es lo que haremos. Por ti, viviremos por ti.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 60: Hojas nuevas en tu undécimo mes

Hola mi niño bonito!

Hoy, 7. Otra vez 7, y ya van 11. Los últimos 11 meses, todos los 7 celebrábamos uno más.

El primer 7, dolió mucho. Abrazabamos tu urna, llorábamos tu ausencia.

El segundo, el de mayo, tu bisa Antonia hubiese cumplido 96. Bien seguro que agarra una de tus manitas.

El tercero, la fecha prevista. El día que tenías que haber nacido.

El cuarto, el de julio, hubiésemos celebrado los 99 de la visa Concha. Ella agarra tu otra mano.

El quinto, de vacaciones, viendo pasar cochecitos con otros bebés. Y con la cabeza pensando en desconectar fuera de aquí.

El sexto como la canción de Mecano, el 7 de septiembre….Hay algo vivo en este amor. Y recorté un 6 de Foam brillante, para celebrar tu medio año

El séptimo, en el mes de la concienciación sobre la muerte gestacional y neonatal. Días más tarde lanzamos un globo al cielo y nos acordamos de ti, de tu tete Javi, de tus compis de la clase de las estrellas…

El octavo, triste, pues hubo cumples sin ti, pero contigo en la mente.

El noveno, le dimos la vuelta al seis de foam y le ayudamos a tu tito Carlos a soplar las velas de sus 36.

El décimo nos hizo suspirar profundo y celebrar que se habían acabado las fiestas navideñas. Sobrevivimos a ellas.

Y hoy, el undécimo. 11 meses de tu llegada. Ya sólo nos queda uno más. Uno para soplar tu vela. Y me fui a besar tu urna, como todos los días. Y allí estaba la minipoinsentia, sin flores rojas. Y en el tallo aun verde, dos pequeños brotes surgiendo. Hojas nuevas en este frío día. Hojas nuevas para alegrar tu sitio. Mirando ya hacía marzo.

Besitos al cielo!

Mañana más, mnb!

Mamá

Paloma blanca, La Oreja de van Gogh

Carta 59: Ser madre con más de 40

Hola mi niño bonito!

El otro día, una conocida presentadora de televisión fue madre a los 46. En los comentarios de los lectores de la noticia en una red social la gente la felicitaba, ya que después de muchos años y gracias a una in vitro había conseguido realizar su sueño, ser madre. Pero entonces leí algún comentario bastante estúpido, y me quedo corta.

Parece ser que lo correcto es ser madre a los 30. Ser madre más allá de los 40 es egoísta. Pues sabes que Guillem, adoro ser egoísta. Me voy a poner un cartel enorme colgado del cuello que lo diga. Según una “experta” madre, tener hij@s con más de 40 es egoísta, porque es@s niñ@s tendrán más que padres, abuelos, y que dentro de unos años tendrán tantos achaques, que l@s hij@s no se podrán hacer cargo. Y además decía que las técnicas de reproducción asistida no debían ser nada buenas y que bien seguro que aparte de dar embarazos múltiples traían problemas de salud a l@s bebés.

Perdoname hijo por ser egoísta y irresponsable. Por haber querido ser padres mayores. Pero es nuestro sueño. Y ahora más que nunca, nos dejaste tanto amor que sólo pensamos en llenar de amor a tu o tus futuros herman@s. Pero si me tengo que arrodillar, tirar al suelo, correr en el parque, ir a reuniones de padres en el colegio, o lo que sea, lo haré porqué sacaré las fuerzas de donde sea. Y lo haré tenga la edad que tenga. Porque así lo habremos decidido, y apechugaremos con las consecuencias. Y si hay que jubilarse a los 70, pues lo haremos.

Y a todas esas personas que dicen que ser padre a los 40 es ser egoísta, o que las técnicas de reproducción asistida son antinaturales, que tengan un poquito de empatía y que se pongan en nuestra piel. Qué piensen que no postponemos la maternidad por capricho, que quizás tenemos un problema, o bien hay una situación personal concreta que lo impidió. La sociedad cambia, total ahora nos tendremos que jubilar a los 67, y además en los últimos años, ha aumentado la experanza de vida.

Nuestro niño, nuestra estrella, a los 40 y 42 nos hiciste madre y padre, y a los 42, 43,… o cuando tenga que ser, te daremos un@ hermanit@, nuestro arcoiris. Tú nos darás la fuerza.

Te quiero y querré eternamente!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Esta carta está dedicada a todas esas mamás que son egoístas y se convirtieron en madres después de los 40.

Carta 58: Carta de Guillem a papá

Hola papá!

Sé que este año no quieres celebrar tu cumple. Dices que cumplir años no es nada importante, que no tienes nada que celebrar.

Hace un año, la vida se truncó para mamá y para ti. Cuando todo parecía que iba bien, en la dichosa eco 20, os dieron la mala noticia. Algo no iba bien, yo estaba pequeño, más de la cuenta. También os dijeron que era un niño. Y aunque mamá no quiso pensar en nada malo, ella intentaba poner buena cara y ser positiva. Pero para ti se cumplía ese mal presentimiento que llevabas meses sintiendo.

Hace un año celebraste tu cumple de manera íntima. Una nube negra cubría tu mente. Hacía unos días que habías notado mi primera patada, y sé que en ese momento sentiste que iba a ser luchador. Y lo hice porque os tenía que dejar mucha fuerza para seguir adelante.

Papá gracias por estar ahí, durante todos esos días, al lado de la incubadora. Porque tú me distes fuerza, calor, amor. Lo hiciste muy bien. Me ayudaste apesar de la debilidad que tenías entonces por la dichosa pneumonia. Tuvimos una gran conexión, porqué tu eras parte de mi, y ahora yo soy parte de ti.

Hoy no quieres que te feliciten por tu cumpleaños, pero voy a pedirles a tod@s que te feliciten por ser mi padre, porque eres un papá diferente, tu hijo no camina, vuela. Y creeme que vuelo a tu lado, cada día,en el taxi, por Barcelona, cuando visitas a mi primo Joan, cuando haces yoga, cuando te abrazas a mamá,… Allí estoy yo.

Papá felicidades por ser mi papá!

Te quiero mucho!

Besitos a la tierra!

Guillem ☀️

Carta 57: Si lees las cartas me ayudas

Hola mi niño bonito!

Ya hace unos días que acabaron las fiestas navideñas. En el trabajo, todos se quejaban de lo poco que han durado, o lo rápido que han pasado, o incluso de la ganas que tienen de que lleguen las próximas vacaciones. Y yo otros años decía las mismas frases….

Este año no ha sido así. Estaba deseando que acabaran las fiestas, quería que llegará la rutina diaria. Tú hubieras dado sentido a estas fiestas, a la ilusión de los regalos, de ir a ver la cabalgata de Reyes, o de hacer cagar el tió. Jugando con tu primo Joan, me dí cuenta él hubiera sido un gran compañero de juegos.

La verdad es que en las comidas y cenas todo ha ido bien, quizás porque los familiares nos han hecho agradables esos momentos. Incluso la celebración de año nuevo en casa, en nuestra casa, en tu casa, donde estas. Todos han respetado que tu parte física estuviera ahí, porque es donde de momento estas y vas a estar. Lo único navideño de la casa, eran estrellas, postales, detalles de Navidad hechos a mano, pero todo junto a ti.

Tengo que decir, que no he quitado aún las estrellas porque para los papás y mamás de bebés estrella, es lo que nos acerca a vosotr@s, al cielo.

Y deseando que acabaran las fiestas llegó la ultima tarde, la de los churros. En la única en que me agobié. Tanto, que me fui. No lo aguanté. Como dije, agradezco a los que me rodean que nos dejen hablar de ti, que nos abracen, que nos escuchen, que lean tus cartas, o los mensajes y frases que cuelgo en las redes sociales. ¿Qué pasó aquella tarde en familia? Quiero pensar que esa persona cercana no sabía que decir o quizás no sabía como comenzar la conversación. O como me dijo alguien que también estuvo allí, no sabía como actuar conmigo o como ayudarme. Pero me hicieron daño, mucho daño. Se puso en duda cosas como ir a un grupo de apoyo mutuo, o ayudar a otras familias en la misma situación, o hacerme un tatuaje en recuerdo de ti, o leer libros de autoayuda . O se dudó de si estas cartas podía ayudarme realmente o me hacían ir hacia atrás.

Me dolió. Porque no me lo esperaba, quizás porque le quiero, y sé que sufrió cuando tu marchaste. A esa persona le diré, que si hubiera leído mis cartas, cosa que sé que no hace, sabría perfectamente lo que me ayuda y lo que no. Sabría como actuar ante mi, sabría que adoro hablar de ti porque es mi manera de reivindicar que has estado aquí y que pasen los años que pasen seguirás en los corazones de los que queremos. Seguirás siendo hijo, nieto, primo, sobrino, sobrino segundo, y primo segundo, incluso sobrino postizo. Para los que nos quieren y te echan de menos. Y también algún día serás hermano. El hermano que habita en el cielo.

Por eso, a ti el que lees esta carta, te digo, que no lo dudes, actúas bien con nosotros, sólo por el simple hecho, de tomarte tu tiempo en abrir las cartas y saber que pasa por nuestras mentes y por nuestros corazones. Si a alguien le ha dolido que dijera en algún momento que he odiado estas fiestas navideñas, que piense que pasaría si la persona a la que más quiere no está en estos días. Y si sigue en desacuerdo conmigo, la verdad es que me da igual. Alguien me dijo que hay personas que no merecen mi tiempo, energía o atención. Y así haré el tiempo que me haga falta.

Lo único que pido es que no se nos cuestione lo que hacemos para seguir adelante, ni el GAM, ni los libros de autoayuda, ni las acciones para cambiar los tabús sobre la muerte perinatal, ni las cartas que te escribimos, ni el tatuaje que nos hicimos para recordar que tú, Guillem, nos uniste más que nunca. Qué se respete nuestro proceso de sanación, dure el tiempo que tenga que durar.

Nuestro amor. Tu latido eterno. Nuestro Sol, tú, Guillem

Por cierto, tita, no lo dudes nunca, el dolor que sentimos es más llevadero, y cada vez es menor gracias a personas como tú. No digas más que no sabes que hacer para ayudarnos a sanar, porque leyendo, escuchando y abrazándonos es lo que necesitamos. Recuerda que entre todas las estrellas que te iluminan hay una chiquitita que nos enseñó mucho en poco tiempo. Y que mi sonrisa de ahora, ha cambiado por una más madura, y que a veces va por dentro.

Besitos al cielo!

Mamá

Esta carta se la dedico a mi tita Aurori, porque tú si sabes curarnos las heridas. Gracias por estar ahí!

Paloma Blanca- La oreja de Van Gogh

Paloma blanca, pasaste tan cerca de mi ventana
que revolviste todo con tus alas,
me despeinaste entera todo el alma
nunca te olvidaré y siempre llevaré
tu cara encima de mi cara.

Carta 56: Cartas a nuestras estrellas

(Carta hecha con pedacitos escritos por mamás y papás del Grupo de apoyo mutuo de Petits amb llum)

La clase de la estrellas

Hola mi niño! Hola clase de las estrellas!

Hoy que se acaba 2019, esta carta va ser la más especial de todas pues está hecha de pedacitos del amor de tod@s las mamás y papas de tus compañer@s de la clase de las estrellas, y dirigida y dedicada a tod@s vosotr@s…

Cristina y Roser: “Noah te echamos muchísimo de menos 🌟. Has estado poco con nosotras físicamente, pero nos has enseñado muchísimo ❤️ a luchar hasta el final, te aferraste a la vida. Nosotras lucharemos por ti, porque siempre estarás en nuestros corazones y porque tu ida fue en vano.”

Noah, septiembre 2019

Mireia, Marc y Mariona: “Hola mi angel, mi estrella.
Estas navidades nos imaginábamos rebosantes de felicidad, contigo aquí. Y llevamos un mes muy malo. Todo lo positivo y lo que habiamos mejorado hasta ahora este mes se ha vuelto a tras.
Sigo creyendo que fuiste una luchadora como tu nombre dice. Ya que debido a la locura de ese día 10 naciste sin pulso. Pero luchaste por podernos conocer y regalarnos esos maravillosos 6 días. Pasados los dos primeros mejorando como lo hacias esperabamos poderte llevar a casa. Pero la noche del 16 decidiste marchar, cansada del último día que te habian hecho pasar. Me queda la alegria de que ese día comparti más de 4 horas piel con piel. Y me llenaste de amor. Te queremos muchísimo y no te vamos a olvidar jamás. Tu hermanita siempre busca tu luz en el cielo por la noche, te saluda y te manda besos. Tambien saluda a tus compañeros de clase. Te dibuja y se acuerda mucho de ti.
Espero que de verdad podamos seguir juntos mientras vivas en nuestro recuerdo. Pasamos 6 meses juntas creando un amor infinito. M4″

Mérida, 10 de Agosto de 2019, luchadora hasta final.

Vanessa: “Amor. Llevo días en que todo me pesa. El simple hecho de caminar me supone un esfuerzo.
Mi cabeza es un hervidero de pensamientos y mi cuerpo una montaña rusa de emociones. Y aunque mi vida sigue igual que antes yo me siento diferente. Quisiera cerrar los ojos y despertar cuando todo haya pasado. Me preguntaron que es lo mejor que he hecho este año y yo he dicho tú! Es lo mejor que he podido hacer. Te extraño tanto. Tan pequeño y tan grande el vacío que me has dejado.
Tú mami.”

Bebé estrella “Ajonjolí”

Jordi y Anabel: ” Mi niño bonito, nuestro niño bonito. Hoy se acaba el año 2019. Mañana será un año nuevo, con nuevos retos, nuevas sorpresas, nuevos momentos, buenos o malos. El 31 de diciembre, es el día en el que se valora el año se acaba, y el nuestro tuvo el mejor regalo que nunca antes tuvimos. Aún recuerdo en aquel quirófano cuando te vi por primera vez, y cuando toque tu frente y te giraste hacia mi. Eras tan pequeño, tan frágil. Pero lo llenaste todo de amor. Dicen que las vidas más cortas nos enseñan que no hace falta vivir mil años para ser amados por toda una eternidad. Gracias por darnos tanto. Y aunque siempre pensaré que es injusto lo que te ha pasado, siempre lo pensaremos, también es verdad que te debemos mucho Guillem. Tú nos demostraste que a imposible le sobran dos letras, y tu fuerza se nos quedó a vivir en el corazón. Al 2020, sólo le pido que no falte tu precioso recuerdo y el amor de los que nos rodean. Besitos al cielo nuestro Sol!”

Guillem, @cavaller_guillem, 7 de marzo de 2019

Noemí y David: “El no comienza al nacer, ni acaba con la muerte y eso nos lo enseñaste tú, Martina. Ojalá pudiéramos estar los 3 juntos como en la foto… Papá y mamá te amamos y nunca te olvidaremos.”

Martina, a la que abrazamos el 14 de Agosto de 2019

Tamara, Alberto y Enzo: “En estos días tan señalados has estado formando parte más que nunca. Por las noches nos adentrábamos en el bosque, apagábamos las linternas y mirábamos el precioso cielo estrellado y ahí estabas tú… Nos dabas paz, amor y fuerza para seguir adelante. Siempre estarás presente en nuestras vidas, te  agarraste bien a nuestros corazones. Te queremos! Papá, Mamá y tu hermanito mayor. ❤Siempre juntos los 4 ❤ .”

Nico, consiguió sus alas de luz el 21 de marzo de 2019

Esther, Ismael, Lucía y Eloi: “He sido incapaz de escribirte algo, Arnau. Todo me parecia poco para expresar el amor que has dejado en nuestros corazones . No hago más que encontrar señales de tu presencia, en las luces de navidad, en las reuniones familiares, en los abrazos , en las miradas cómplices … poco a poco el dolor ha dejado paso al amor , infinito amor.”

Arnau, guardián de su gemelo Eloi

Paula, Alex, Violeta y Bruno: ” Hola pequeño mío, ya se acaba el año. Ese año que deseábamos que llegara, en el que seríamos una familia aún más maravillosa, ¡familia numerosa! Muchas dudas y miedos, económicos, logísticos, pero ningún tipo de preocupación por ti mi amor, ya estaba todo a punto para tu llegada.
Este año que se ha convertido en un laberinto oscuro, donde todo ha perdido el sabor, el olor, el color…donde nos hemos roto por dentro. Pero nos damos cuenta que estás en todas las cosas que hacemos, que pensamos. Nos has enseñado a querer de otra manera, a querer hasta el más allá.
Y no habrá día ni momento en que dejemos de pensarte y amarte porque formas parte de nosotros.
Te queremos papá, mamá, Violeta y Bruno”.

Arán, llegó el 17 de marzo de 2019. Su luz al final del laberinto.

María i Lluís:”Estimada ESTEL💫🙏🏻:Vam començar aquest 2019 sabent que seríem pares, per tant, gràcies ESTEL per deixar-nos complir aquest somni. Ara ja podem dir que ens sentim pare i mare d’una estrella que cada nit podem buscar i veure. Va ser el passat 27 d’abril quan et vam haver de dir adéu, vam aprendre a ser forts, a ser valents, a plorar i a treure tot el buit que ens vas deixar al bressol, a casa i sobretot als nostres cors. A més a més ens vas fer adonar que hi ha molt més amor que el terrenal; ara sabem que hi ha un amor màgic i celestial que estàs compartint amb els teus 3 germanets i germanetes. Per últim, Petita Estel et volem donar les gràcies per guiar-nos el camí de la felicitat i acabar aquest any esperant un nou germanet o germaneta pel pròxim any 2020.
ESTEL💫🙏🏻, feliç 2020 siguis on siguis. Lluís i Maria, el papi i la mami.
💁🏻‍♀⭐🌟💫⭐🌈🙋🏻‍♂”

Estel, nascuda el 24 d’abril de 2019, i les seves 3 germanes estrella.

Montse y Mathew: “George, nos has hecho comenzar una nueva etapa, nos has dado unos meses mágicos, nos has hecho reír, también llorar de felicidad por ti, nos has enseñado que la vida a tu lado es una aventura y por mucho que no estes aqui en cuerpo, lo estás en alma y te queremos un montón. Solo te queremos decir GRACIAS por todos los momentos.”

George, el más aventurero de la clase

Rosana, Raúl y Cloe: “Les nostres petites… gracias por enseñarnos a querer de forma infinita, mas alla de lo que nunca hubiésemos imaginado.
Sólo os podemos dar las gracias, aunque con el corazon roto, por todo lo que hemos recibido con vuestra llegada a nuestras vidas, somos diferentes, todo cambió…
Júlia, nos enseñaste a ser papas, contigo fueron las primeras veces de tantos sentimientos, emociones, tantas vivencias, que no tenemos palabras para describir todo lo que compartimos a tu lado.
Noa, nos devolviste la ilusión y la esperanza y nos enseñaste que el amor compartido es aun mas fuerte.
Gracias por vuestra generosidad, por dar paso a Cloe, para que ella si pudiese finalizar el camino hacia nosotros. Con ella, siempre caminareis a nuestro lado, siempre juntos.”

Júlia y Noa, son el ejemplo de que pasen los años siguen en el corazón de quién no les olvidan.

Laura i Jose Manuel : “Hola Nil! Avui fa un any que començava una nova etapa en la nostra vida, nosaltres encara no ho sabíem, però tu ja estaves amb nosaltres; ja èrem pares. Una etapa plena d’emocions que tothom diu que és la millor d’una persona.
Aquest any, tan sols en 26 setmanes i 1 dia, hem viscut el millor i el pitjor que poden viure uns pares quan estant esperant la vida del seu fill o filla.
Em va costar molt fer-me a la idea que era mare, però de seguida et vam incloure en els nostres pensaments; t’imaginàvem en la nostra vida i en el nostre futur, imaginàvem el teu futur.
Cada dia et tenim present, a cada acció i a cada passa que donem. Aquests dies son dies de record més amarg. M’imaginava donant-te el pit i dormint-te en el llit a casa dels avis o dels tiets. I en canvi, tinc vuit els braços. Tots t’esperàvem, tots t’estimem i tots t’anyorem molt.
En teoria el nou any ha de ser un any ple d’il.lusions i d’esperances, però és difícil d’imaginar-s’ho sense estar al teu costat. Aquest any hem aprés a no pensar gaire en el futur, en que la vida et poc canviar en segons i desfer-se. Però tambè hem d’agafar la part que ens has deixat, hem de ser alegres per tu, hem de viure i gaudir tot allò que tu no podràs. Per tu hem de tirar endavant. T’estimem molt, i tots et tenim en el nostre pensament i en el nostre cor. Per tu intentarem mirar endavant amb força. Els teus pares que t’estimen.

Nil, va arribar el 3 de juny de 2019. La teva lluita ens fa tirar endavant.

Estrellitas, nuestras estrellitas. Nos iluminais día tras día. Hoy más que nunca, vuestro recuerdo está con nosotr@s. Brindaremos mirando al cielo! Por vosotr@s!

Besitos al cielo!

Las mamás, los papás y l@s herman@s

La mayoría de veces incluyo una canción que me ha ayudado en esa carta o que me la sugiere. En esta van varias canciones que nos ayudan a avanzar en nuestro proceso o que al oírlas nos acercan a nuestras estrellas. Cuando las escuches acuérdate de aquella estrella, la estrella que más brille para ti en esta noche.

Gracias por leernos!

Angels, Robbie Williams
Tenía tanto que darte, Nena Daconte
Vaig aprendre, Petit Príncep el musical
Tu ets la llum, Lax’n’Busto

Carta 55: Tú eres mi anhelo

Hola mi niño bonito!

Hoy comienzan las vacaciones de Navidad, esas fiestas llenas de luz, amor y felicidad. Y así serán para muchos y muchas. Y así eran otros años para nosotros. Y así serían si estuvieras tú.

Sé que hay gente que al leer esto se pondrá las manos en la cabeza, y pensará que no avanzo, o que hay que buscarle el lado bueno a vida y disfrutar, o lo mismo le puedo llegar a amargar un poco la lectura. Pero sabes qué? Que me da igual! Que este es mi duelo, el duelo de papá y lo hago como quiero y me tomaré el tiempo que haga falta. Y si me preguntan les hablaré de tí, pues tú eres lo más importante que me ha pasado junto a conocer a papá. Y si soy monotema, pues lo soy. Y punto.

No sé porqué, quizás es un poco el efecto del cava de la comida del instituto, pero llevo un rato agobiada, y las lágrimas vienen a mí. Hoy papá me dijo que no quiere que pongamos adornos de Navidad en casa. Y me parece perfecto. No me apetece, no me ilusiona como otros años. Este año sólo comidas con la familia que nos arropa, y poco más. No creo ni que vayamos a ver la cabalgata de Reyes. Para qué? Para agobiarnos viendo familias con niños ilusionados? Pues va a ser que no. Y con las uvas de fin de año, no pediré ningún deseo. El año pasado lo que pedí no se cumplió, y de nada sirve caer de nuevo en lo mismo. Prefiero vivir el presente y lo que tenga que venir que venga, total peor no puede ser.

Los que realmente nos quieren, escucharán y no juzgarán, y confío que no les de pena. Sólo quiero que se miren a ellos y se sientan afortunados de lo que tienen. Saldremos adelante, pero ahora y de momento ahora es lo tengo. Lo que tenemos.

En este punto de la carta, fijo que hay quien dejará de leerla. Pero vuelvo a decirlo, te escribo lo que late en mi interior, lo que nubla mi mente y lo tengo que liberar de dentro porque me ahoga, no me deja respirar. Y poco a poco deshago los nudos que aprietan.

Mi niño, esta noche necesito que abraces mi sueños, que calmes mi mente acelerada, que seques las lágrimas que salan mi rostro. Esta noche, como si estuvieras aquí junto a mi cama, porque no lo dudes mi ángel, tú seguirás siendo mi sueño cumplido, mi anhelo.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

☀️

Carta 54: Respira

Hola mi niño bonito!

Hace días que he sufrido un cambio interior, como si un interruptor dentro de mí hubiera pasado a posición ON y ahora he comenzado una nueva etapa del duelo. Aún sigo llorando, aún veo un bebé que podría tener tus meses y me da rabia porque podrías ser tú. Pero ahora no me da miedo la reacción de la gente cuando les hablo de ti, y las palabras necias me resbalan. Ahora tengo una paz interior que me acerca a la aceptación de que por más que patalee las cosas no van a cambiar.

Esa paz me llegó al hacer tu reportaje de recuerdo gracias a Norma Grau y su proyecto Stillbirth. Esas fotos hechas con cuidado buscando el detalle, acercando tu objectos, todo aquello que te devuelve a nosotros, a todas las personas que te amamos. Esas fotos que enseñamos con orgullo para gritar que fuiste terrenal y que siempre serás celestial. Tu historia como la de otros bebés estrella aunque corta será eterna en nuestra mente, y luz en nuestros corazones.

Fotografía realizada por Norma Grau, proyecto Stillbirth.

Hoy mi niño, fuimos a una charla y taller para afrontar estás fiestas navideñas. Y una de las personas que llevaban la charla, Daniel, utilizó la palabra RESPIRA. Y si, es eso lo que tendríamos que hacer tod@s los papás y mamás en duelo. Respirar. No va a ser fácil, pero nada ni nadie nos va a decir que es lo que tenemos que hacer o sentir, que se respete nuestro proceso. Respirar es vital, y es necesario sentirnos cómodos con lo que hacemos. Respirar. Profundo , que el aire fresco nos llene, nos inunde en esos momentos que tienen que ser felices, pero la tristeza nos abraza porqué no estáis allí. Ni en la fiesta, ni en los momentos de risas.

Respirar nos ayuda a decir lo que sentimos, y a no callarnos cuando los que no aceptan nuestra tristeza, sin mala intención, nos dicen frases vacías, porque no nos entienden. Por qué no podemos estar tristes? Pero la tristeza es parte del proceso de nuestra recuperación. Nos ayuda a avanzar. Y las emociones surgen sin avisar.

Así que mi Sol, hoy muchos respiramos porque lo mejor es compartir lo que sentimos, lo que hemos vivido, lo que nos ayuda, y sobre todo porque cuando hablamos de vosotr@s, nuestras estrellas, las cicatrices duelen menos, y nos sentimos agradecidos, ilusionados, escuchados, comprendidos y mejor o bien. Verdad papás y mamás en duelo?

Gracias a l@s que habéis hecho posible la actividad sobre cómo afrontar las fiestas. Un “GAM especial” . Y a los papás y mamás que hemos compartido ese ratito. Esta carta os la dedico a tod@s vosotr@s, y a vuestras estrellas.

Mi niño, mi Sol, mi luz interior, abraza a tus compis estrella, con fuerza, y mandarnos energía para afrontar esos momentos de fiesta que se nos pueden hacer difíciles.

Xerrada Petits amb llum. 13/12/2019

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Prometo encender en tu día especial una vela
Y soplarla por ti
Prometo no olvidarlo nunca.”

Carta 53: Hoy hace un año que vimos tu carita

Hola mi niño bonito!

El otro día cuando hablaba de tus cartas decía que estas fluían solas, como si alguien las enviará a mi mente desde el corazón. Pocas veces las escribo por escribir, hay un porqué, un algo que las motiva. Es como la de hoy.

Hoy abrí el Facebook y apareció el aviso de una publicación de hace un año. En ella está la imagen de tus ecos de la semana 12. Esas ecos en las que nos saludabas, levantando la mano, donde nos enseñaste tu carita por primera vez. Allí estabas tu, tranquilito….bueno no parabas de moverte, como en todas las ecos tuyas.

Sessión fotos Stillbirth con Norma Grau. 24/11/2019

Eres tú, tú nos envías las cartas, cada veZ estoy más convencida. Por eso en esta carta no voy a ponerme triste, no. Esta carta es tan emocionante como ese día hace un año cuando nos dabas argumentos para ser felices. Y si resbalan lágrimas serán de felicidad.

Gracias vida por darnos la oportunidad de tenerte, de sentirte, de ser padres. Estoy convencida que nada ni nadie podrá vencer a este verano interior que empuja hacía fuera.

Y esta carta sólo puede acabar con una canción que enseñe a todo el mundo que todos los días pueden ser bonitos.

Te quiero mi niño.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 52: En mis ratos de bajón enciendo velas

Hola mi niño bonito!

De vez en cuando, sobre todo por la noche, antes de que el sueño me atrapé, o en esos momentos en que estoy sola, vienes a mi mente, y un sentimiento oscuro me envuelve.

En esos momentos, sólo pienso que tú eras nuestra única oportunidad de ser padres, de tener una personita de los dos. Y si padres somos, (aunque para los don “mi verdad es absoluta” no lo crean) pero no te tenemos en cuerpo y alma. Pero cuando ese pensamiento me invade, es como si tuviera el presentimiento que nunca volveremos a ser padres. Y entonces lloro, y lloro, y me ahogo en mi llanto.

En esos momentos, abrazo tu urna intentando llegar a ti. Buscando tu calor. Y no lo encuentro. Por eso enciendo una vela, para atraer calor a tu alrededor. Me reconforta pensar que esa llama une tu parte física a tu parte espiritual. Cierro los ojos y tu tacto viene a mi.

Una gossa en un descampat. Teatre Joventut, l’Hospitalet. 10/novembre/2019

El otro día, fuimos a ver una obra de teatro titulada “Una gossa en un descampat”( una perra en un descampado). En ella se representaba una muerte perinatal por interrupción. Se hablaba de la oscuridad que nos envuelve el duelo, de lo difícil que es decidir interrumpir un embarazo, de lo duras que pueden ser algunas palabras de consuelo, entre otras cosas. Me gustó las palabras que le decía a la protagonista una actriz que hacía de comadrona. Algo así como que hijos son todos, incluso los que se fueron antes de tiempo. Lo recuerdo porque lloré en ese momento. Aunque lloré en cada frase o escena en la que me sentí identificada.

De regreso a casa, en la noche fría, en la que la luna llena iluminaba nuestro camino, sólo había silencio. Abrazo y silencio. Estábamos interiorizando lo que habíamos sentido durante casi 2 horas, en ese teatro. Los que la hemos sentido sólo podemos decir que esta obra es necesaria para que se nos comprenda.

Por cierto mi niño, el viernes pasado, hicimos una paella extraordinaria en el instituto. Y tu amor fue el ingrediente secreto de ella. Gracias por enviármelo!

Paella con mucho amor

Mi niño bonito, gracias por protegernos a papá y a mi! Sé que no nos abandonas.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

☀️

Carta 51: Inspiro profundo, y ॐ (om)

Hola mi niño bonito!

Inspiro profundamente. Exhalo om. Y repetimos…

Om, vibra dentro de mi pecho, en mi corazón, donde por un momento se une tu parte espiritual con tu parte física, esas células tuyas que habitan dentro de mi.

Om, llega la vibración a las yemas de mis dedos, que acariciaron tu cabecita, tus bracitos, tus pies y manos. Y al vibrar es como si notará tu piel de nuevo.


Om, y esa vibración llega a mi, a mis oídos desde mi lado, donde papá inhala y exhala Om. El sonido que sale de su pecho,nos une más a los tres, en cuerpo y alma.

Om, el sonido primordial, lo esencial, que combina lo físico con lo espiritual, el inicio de muchos mantras. Ese sonido resuena en la sala, nos envuelve a todos, nos abraza. Y los que ya no estáis nos dais calor y fuerza.

Y con el último Om llega el silencio, pero la vibración sigue dentro de nosotros, en nuestros corazones. Y tu recuerdo vuelve a mi, y me emociono porque recuerdo el tiempo que compartimos juntos.

Después de unos días donde tu recuerdo me hace llorar, donde esté donde esté mi alma te echa de menos, donde vuelven a mí la rabia, la culpa, el miedo a olvidarte, y todas esas emociones que me ahogan, después de todo eso, el Om, su vibración,me calma, me seca las lágrimas.

Mi niño bonito,  el sonido Om me une a ti, y eso me salva, me hace avanzar. Por eso , cuando te necesite haré vibrar el Om en mi corazón. 

Om mi niño!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

☀️

Carta 50: Érase una vez… tu Tito Carlos y tu Tita Elena

Hola mi niño bonito!

Hoy te voy a contar un cuento….

“Érase una vez un joven informático que decidió buscar a su compañera en una página web. Después de varios intentos encontró una chica ingeniera doctoranda de enología que residía por la Tarraco actual. Después de varios coche arriba y coche abajo el amor comenzó a brotar en ellos. Después de unos cuantos viajes, bastantes conciertos y muchos meses de convivir ambos y junto a la felina adoptada de la chica( o al revés…) decidieron dar un paso adelante. Muchos no nos lo esperábamos: anunciaron su boda!

Durante un año disfrutaron de cada preparativo: el restaurante, las invitaciones, el traje y el vestido, los anillos, la fotografa, los recuerdos, el menú,….

Y llegó el gran día, se vistieron, se pusieron un poquito más guapos y con todas las personas a las que amaban se dieron el” sí quiero”. Y se emocionaron, nos emocionaron. Y lo celebramos, y nos sorprendieron.

Y hoy que comienzan un nuevo viaje, pero hace años que comenzaron la mejor aventura, esa que les llevará a más viajes, más conciertos y muchos días, meses y años juntos. Y este cuento no ha acabado, pues sigue, sigue, sigue,….”

Mi niño, mi Sol, la estrella de mi universo, esta es la historia de tus titos Carlos y Elena. Y tu fuiste parte de su viaje. Sé que desde donde estás los iluminas, y que el sábado pasado tu luz nos abrazó a todos en la celebración. Y hablamos de ti, de tu historia con una sonrisa en la cara, que es la única manera que sabemos. Y aunque alguna lágrima resbaló por nuestras mejillas, fue la emoción de sentirte allí en nuestros corazones.

Sin darse cuenta, tus titos llenaron de estrellitas la celebración. Y su generosidad devolverá la sonrisa a much@s niñ@s en los hospitales, y a los que disfrutamos de su día.

Gracias Carlos y Elena por compartir este momento con nosotr@s, con tod@s. Sois los mejores hermano, cuñada, amigo y amiga,… y tíos. Porque nosotros somos padres, pero vosotros ya sois tíos. Os queremos!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

Carta 49: Hoy hace un año…

Hola mi niño bonito!

Hoy me he prometido no llorar cuando te escribo. Lo voy a intentar.

Hoy hace un año que te vimos y escuchamos por primera vez. Tu imagen era clara. Allí estabas, dentro de mí. Te aferraste a la vida, decidiste quedarte. Recuerdo que cuando la Doctora clicó sobre tu corazón, empezamos a escuchar tus latidos. Era rápidos con fuerza. Sonreímos, nos agarramos las manos y lloramos.

Allí estabas tú, mi bollito. En ese momento nadie nos hacía pensar que algo se pudiera torcerse. Estábamos tan contentos, después de tanto tiempo, por fin seríamos padres.

Mi niño. Hoy sólo voy a escribirte este poquito, porque sinó creo que me pondré a llorar en breve, y como te dije, hoy no quiero. Hoy voy a sacar mi mejor sonrisa, esa que te prometí no perder nunca, esa que me une a tu recuerdo, a tus días dentro de mí, y a tus días de lucha en la incubadora. Y dejaré aquí el vídeo de hace un año donde llenaste todo nuestro mundo. El vídeo es el resto de palabras que faltan en esta carta y que llenará de amor a quien lo vea. Tus latidos es la mejor banda sonora para esta carta.


Te quiero mi Sol, te quiero mi guerrero, te quiero mi @cavaller_guillem!

Besitos al cielo!😘

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 48: Las fuerzas nos las das tú – Diada Petits amb llum.

Hola mi niño bonito!

Ayer fuimos a Mas Guinardó con Petits amb llum para  la celebración del día Internacional de la conmemoración y concienciación del duelo gestacional, perinatal y neonatal, o resumiendo: el día del recuerdo de nuestros bebés estrella.
Y allí estabais todos vosotros, nuestros bebés estrellas, correteando alrededor nuestro, vuestr@s  mamás, papás, abuel@s, tí@s y herman@s.Hablamos de vosotros, de lo importante que sois para nosotros, que el amor que os tenemos es y será eterno. Gritamos vuestro recuerdo y reivindicamos nuestros derechos como padres.
Hubo momentos muy emotivos, donde las lágrimas brotaron, y los abrazos se volvieron refugio.Alguien, por la tarde, compartió un vídeo del día y os llamó “la clase de las estrellas”, y me emocionó, nos emocionó.

Y verás Guillem, hijo, como bien sabes, el viernes papá estuvo malito, no pudo levantarse de la cama, y no pudo comer. Por la tarde, me lo encontré llorando porqué quería ir a la diada y estaba fatal. Y me senté a su lado y lloré con él. Necesitaba fuerzas, muchas fuerzas para el sábado.
Me fui al comedor y cogí tu urna y la abracé. Y te pedí que le dieras fuerzas para poder aguantar toda la mañana hasta la ceremonia de los globos.

Y se levantó mejor, y aguantó como pudo hasta el final. Sé que le mandaste energía desde donde estás, con los rayos del Sol. Tu eres ese combustible que nos empuja, que nos levanta. Tú y sólo tú nos mandas mensajes secretos, que nos llegan al corazón. Y llegan como impulsos. Quizás fuiste tú quien me dijiste al oído que me ofreciera voluntaria en la diada, no sé. Fuiste generoso todo el tiempo que estuviste terrenalmente, y ahora lo haces desde donde nos miras. Tú nos cuidas.
Alguien al acabar la jornada dijo en el grupo de voluntarios para la Diada, que se había imaginado que vosotros, nuestros bebés estrella, ya habíais cogido vuestros globos, y le parecía bonito. Vosotros abrazando vuestro globo, donde iba todo el amor de los que os queremos.

Guillem en nuestro globo, van miles de besos y abrazos, de todos, tus abuel@s, tus tí@s, tu primo, tus familiares y amig@s. Pero mi niño, también iban para repartir, así que dales besos y achuchones a tus bisabuel@s que te acunan, a tu tío Javi y tu prima Gala con los que juegas a pelota. A tus compis de “la clase de las estrellas”.

Mi niño bonito, mi Sol, te echamos de menos. Eres luz que nos abraza. Sigue guiándonos mi estrella.

Te quiero! Te amamos!
Besitos al cielo!

Mañana más mnb!
Mamá
☀️
P.D.- Mi Sol, esta carta se la vamos a dedicar a todas esas personas que participaron de la celebración de ayer y que han inspirado esta carta: a los papás y mamás; a los hermanos mayores y pequeños, y a los del medio; a los abuelos y abuelas, tios y tias, amigos y amigas; a los organizadores de la Diada 2019, y a los voluntari@s; a la mamá de Jan por sus palabras; a Lucía, por su estrella en un bote; a Elena Angulo por escribir ” Havia de néixer una estrelleta”; y  a vosotr@s nuestras estrellas por ser el motor que nos mueve.

Carta 47: Ya no somos los mismos

Hola mi niño bonito!

Estos días he vivido varias situaciones que me han demostrado que no soy la misma, algo ha cambiado en mi forma de actuar.

Guillem, tranquilo, porque en locura sigo siendo la misma, no me cuesta  hacer sonreír a los que me rodean, y además me encanta. Cualquier tontería sirve si el resultado es una risa tímida, o incluso una carcajada.


Pero, si tengo que consolar a alguien, evitó utilizar frases vacías que usa todo el mundo. Me explico: la semana pasada una alumna se acerca a mi con lágrimas en los ojos. Cuando intenta explicarme lo que le pasa, sólo consigue decir “mi abuela…”. Su abuela se había ido después de una larga enfermedad. Y cuando iba a decirle que seguro que estaba mejor decidí no decirle nada. Le abracé con fuerza y le dije que me hablara de ella. Creo que eso le ayudó en ese momento más que cualquier palabra de consuelo. Y es que hablar de nuestras estrellas nos alivia, y nos ayuda a avanzar. Os damos visibilidad, os hacemos presentes.

Sé que hay personas a las que hablar  de quien ya no está puede incomodarles, y que puede hacerles pensar que no seguimos adelante, que vivimos en un recuerdo. Pero es eso, vuestro recuerdo, lo que más nos reconforta, lo que nos hace sentirnos vivos.
Desde  tu temprana marcha, papá y yo, miramos de  lejos el futuro, y vivimos el presente, el ahora. Ahora es lo que tenemos, y si hace falta se improvisa. Cualquier situación que te lleva a un duelo, la pérdida de un ser querido, una separación, una enfermedad,… nos abre los ojos, nos aparta de lo material y nos acerca a lo que amamos, a nuestros seres queridos: la pareja, los padres, hermanos, hijos,amigos,… Ell@s y por ello@s,  pasan a ser lo que nos ayuda a vivir ( besos Mo!)

Yo pienso que es una manera de hacerte un homenaje, tanto amor nos dejaste que tenemos que transmitirlo en todo aquello que hacemos.

Hoy me he marcado un reto, y es llenar de luz y color lo que me rodea. Fuera la oscuridad! Pero Guillem,no me falles y ayudame!Por cierto, llena de luz, de tu luz, a todas esas personas a las que físicamente no llego, pero que durante los últimos días han mostrado en redes sociales ( Facebook, Twitter, Instagram y WhatsApp) y algunos en persona, su afecto a papá y mamá y que desde que salimos en las Mañanas kiss, conocen de ti, y de lo importante que sois nuestros bebés estrella para los papas y familiares en duelo. #porunduelorespetado #soyunadecuatro #tengounaestrella

Besitos al cielo!
Mañana más mnb!
Mamá

https://youtu.be/8rngwz5-Z-A

Carta 46: Las Mañanas Kiss o mi homenaje a papá y a mi niño bonito

Hola mi niño bonito!

Hoy la carta va en forma de audio, que es la grabación del trocito donde mamá le dió una sorpresa a papá en la radio, en nuestra radio, en el programa que escuchábamos todas las mañanas de camino al instituto y que nos animaba todas las mañanas que estuvimos en el hospital: las Mañanas Kiss.

https://drive.google.com/file/d/1kyoO5bjLNLMqvCbxPsQkadz9xe5oMIj9/view?usp=drivesdk

Gracias Xavi! Gracias María! Gracias a todo el equipo de las Mañanas kiss! Gracias por ayudarnos a hacer visible nuestra realidad y la de muchas familias! Gracias de todo corazón! Gracias de parte de @cavaller_guillem!

Carta 45: Octubre: Mes de la concienciación de la muerte gestacional y perinatal

Hola mi niño bonito!

Hoy comienza octubre. En siete días el séptimo mes de tu llegada. En once , siete de tu marcha.

Cómo estamos? Pues estamos que ya es mucho. El corazón aprieta en muchos momentos. Todavía me emociono hablando de ti, pero lo adoro, necesito hablar de ti, aún necesito contar tu historia. Tu breve historia, pero tu vida desde que te deseamos, pasando por tus meses embrionarios y fetales, y tus días terrenales. Esos 4 días que como ya contamos en alguna otra carta, volveríamos a vivirlos aún sabiendo tu destino. Pero de lo que también adoro hablar es de tu vida celestial esa que nos acompaña día tras día, y que nos llevará a hacerte eterno en nuestros corazones.

El sábado pasado regresamos al grupo de apoyo al duelo, ese refugio de cada mes, donde sacamos lo que nos aprieta, donde nos sentimos totalmente comprendidos, donde no se nos cuestiona, donde hemos hecho piña y nos seguimos emocionando cuando hablamos de vosotros, nuestras estrellas,… Yo ya considero como parte de mi familia a tod@s ell@s. Y vosotr@s, correteáis alrededor nuestro mientras vuestras alas nos ilumina cada sesión, en cada WhatsApp.

Este mes que comienza es el mes internacional de la concienciación del duelo gestacional y perinatal, siendo el 15 el día de su celebración. Todos los días del año se debería concienciar, se tendría que mostrar lo que sentimos las familias que hemos pasado por una perdida de este tipo. Porque no se pierde un@ hij@, se pierde mucho más. Se pierde un proyecto de futuro, una ilusión. Se nos para el tiempo. Se nos hace una herida en el corazón cuya cicatriz cuesta de cerrar. Y cuando parece que salimos de la tormenta donde estamos, vuelven a crecer nubarrones , y la lluvia torrencial que cae nos arrastra de nuevo. Porque nuestra vida cambia, y nunca volverá a ser igual. Nunca.

Porque no todos los padres de bebés estrella tienen a sus hijos registrados en el libro de familia. Porque no hay permiso paternal y no siempre maternal. Porque en los centros hospitalarios tiene que haber un protocolo común de actuación ante una perdida gestacional, o neonatal o un interrupción, y desgraciadamente no lo hay en todos( gracias a Maternidad del Hospital Clínic, porque sois un modelo a seguir de buenas prácticas!). Porque somos padres sin hij@ terrenal, pero si celestial, etern@s.

Hoy empieza el mes de nuestra lucha, de nuestra cara visible. El mes donde hay que dejar claro que nos gusta hablar de vosotr@s, nuestr@s hij@s. Porque así os hacemos presentes, porque habéis existido.  Porque no nos gusta que se nos huya por no hablar de vosotros, o porque no saben si nos harán daño, o porque vernos pueden hacerles sentirse mal. Y quizás no nos apetece ir a una celebración porque luego nos pueden ahogar las lágrimas. Porque sabemos que hay palabras que intentan animarnos, pero que nos hacen daño. Tú no venías mal, no venias con problemas. Y si somos jóvenes pero la herida de tu perdida nos ha hecho arrugas en el alma. Mi niño, nadie vendrá a sustituirte, aunque nos animen a volver a ser padres cuanto antes. Hay palabras que seguro que son sin mala fe, pero no nos ayudan, porque sólo buscan animar a quien las dice. Sólo pedimos que se respete nuestro duelo, que se respeten nuestras decisiones. Que se nos escuche.

Mi niño, mi Sol, mi ángel de la guarda, tú y sólo tú nos haces luchar, nos haces seguir adelante. Por ti, por tod@s tus compañeros del cielo, esas estrellas que nos iluminan día a día, por honraros, por daros la dignidad que merecéis. Este mes lanzaremos globos al cielo con mensajes de luz, de esperanza, de amor a vosotr@s. Y seguiré tejiendo esas estrellas de lana que llenan cada vez más espacios, más vidas de ti y de tus compis del cielo.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Los Secretos- Pero a tu lado

Carta 44: No son sólo cartas

Hola mi niño bonito!

Los viernes hemos decidido comer fuera de casa. Tu marcha prematura nos enseñó muchas cosas, y una de ellas es disfrutar del hoy, del ahora. Así que los viernes, como salgo antes del instituto y papá es el día que libra, la cocina de casa cierra, y que abra otra. Hoy comimos con “tieta” Roser i la seva familia( un petó per Sofia😘), en un italiano. Ante todo, lo mejor la compañía.
Mientras hacíamos tiempo para ir al restaurante, decidimos aprovechar el buen tiempo y fuimos a un centro comercial cercano. Sin intención de comprar, paseamos por sus pasillos, y delante de una tienda de deportes alguien corrió a mi encuentro. Una exalumna que tuve hace ya unos 8 años, apareció para darme un abrazo. Está estudiando para maestra de inglés. Recuerdo que era una gran lectora, que la tecnología no le gustaba nada, y que tenía carácter. Alguna vez no me lo hizo pasar bien en clase pero justamente est@s alumn@s son de los que guardo más cariño.  Ahora está a un año de acabar la carrera, y tiene muchas ganas de ejercer de maestra. Alba, que así se llama, me ha preguntado cómo estoy, y como sé que me sigue en redes y por tanto sabe de tí y de tu marcha, le he dicho que voy mejor, pero siempre hay momentos de tristeza.  Entonces me dijo que leía lo que te escribíamos, tus cartas, y que le encantaba lo que hacíamos por mantener tu recuerdo.  e
Esto, aunque no me lo haya notado me ha emocionado. Y mucho.

Tus cartas, estas líneas que te escribimos, salen de dentro, de lo más profundo de nuestro corazón. Son el reflejo de lo que pueden sentir otros padres en su proceso de duelo, son las palabras que nunca os diremos en persona porqué sólo tenemos vuestro yo celestial. Y aunque muchas veces las escribimos con lágrimas resbalando por las mejillas, son cartas que nos acercan a tí, y hacen sentirte vivo a nuestro lado. Por eso, cuando alguien nos dice que nos leen, que le gustan o que cree que nos están ayudando ( gràcies Rosa 🌹!!!), nos llena de energía, y nos hace avanzar. Porque en el fondo estas cartas, tus cartas, ya no son nuestras, al publicarlas son de tod@s.

Gracias a ti por leerlas!
Gracias Alba por tus palabras!
Gràcies Rosa per la força que em transmets!
Gràcies Roser pel dinar d’avui i dels divendres que repetirem!
Gracias a tí por leer estas cartas, porque al hacerlo las haces  tuyas también! Gracias a mi niño bonito porque aunque tu vida fue corta, tu recuerdo siempre estará con nosotros!

Mañana más mnb!
Mamá

https://youtu.be/uYf-CY-uZUg

Carta 43: Por tí no nos daremos por vencidos

Mi Guillem, mi niño,

Llevo demasiado tiempo sin escribirte ninguna carta, que no sin hablarte ya que eso lo hago a diario. Me acompaña siempre tu imagen de cavaller Guillem en el coche y en mis ratitos te hablo. No solo en momentos de bajón porque también te explico cosas buenas y bonitas también.

He tenido momentos malos este tiempo sin escribir. Hasta el punto de sentirme culpable, mal por el simple hecho de disfrutar en las vacaciones y pensar que tú no estás a nuestro lado para compartir.

Parecía que eso ya lo había superado cuando hoy a mamá le han dado una noticia buena y mala. Buena porque la salud de mamá está perfecta y eso evidentemente es lo que más deseo. Mala porque han confirmado que tu caso ha sido de auténtica mala suerte, que no se podía predecir ni solucionar.

Esto me hace enfadarme aún más si cabe con la vida, porque considero totalmente injusto que juegue así con la destino de un bebé que venía sano y como si de un sorteo de pura maldad se tratara, le de semejante injusticia de una placenta que se agarre mal.

Guillem, tú lo tuviste difícil, imposible, y aún así no te diste por vencido en ningún momento. A igual modo nosotros tampoco lo estamos teniendo nada fácil e intentamos no darnos por vencidos.

No sé qué más puedo decir en estos momentos ya que tengo demasiada rabia dentro y con este sentimiento pocas cosas positivas se pueden hacer.

Aún así como te digo tantos días, daría todo lo que tengo a cambio de poder tenerte sano con nosotros.

En fin mi niño, en esta ocasión me voy a despedir con lágrimas en los ojos, sabíamos que no iba a ser fácil.

Mi niño bonito, mi Guillem, te quiero,

Papa.

Carta 42: Con vosotr@s el camino es más fácil

Hola mi niño bonito!

Como ya sabes hace unos días regresé al trabajo, al instituto. Son días de reencuentro con los de siempre, de bienvenida a los nuevos, de preparación del curso que comienza. Nuevas ilusiones y retos. Con ganas, con fuerza.

Las madres. La semana pasada vinieron un par de madres a hablar conmigo. Una para ver cómo había ido. No se esperaba la respuesta. Vi impotencia en sus ojos, tristeza en su cara. Me escuchó atenta hablar de tí, de lo que luchaste, de tu marcha y de como te recordamos. La otra madre, ya conocedora del desenlace, me contó la historia de sus bebés estrellas, sus gemelos que también consiguieron sus alas de luz antes de tiempo. Y la escuché yo a ella. Y le prometí no rendirme.

L@s alumn@s. Estos días algunos miraban con ternura, otros preguntaban cómo estaba, otros me daban un par de besos y están los que dan abrazos. Estos últimos son los que conocían esa ilusión de hace años que yo tenía por ser madre. Para algun@ de ell@s fui hace unos cursos su mamá de instituto. Hay gente que cuando me mira me pone cara como de lástima, pero mis niñ@s de instituto no. Ell@s lo hacen con ternura, con cariño. Yo siempre les digo que luchen por lo que creen, sin hacer daño a nadie. Confío me hagan caso…

L@s compañer@s, o como yo los llamo: mi familia del insti. Ell@s nos acompañaron en el tanatorio, en la tarde previa a tu ceremonia de luz. Estan ahí, pendientes a que todo me vaya bien. Ningun@ se esconde por miedo a no saber que decirme. Y lo agradezco. Yo les dije y les digo, que tanta fuerza nos dejaste, tanta fuerza nos empuja a seguir adelante. L@s más cercanos abren las puertas de su corazón para cuando haya un bajón, para cuando necesite hablar, por si tengo el día malo, por si noto que me ahogo. Están ahí para no dejarme caer. A ell@s les digo que si ven mis ojos vidriosos, o una lagrimita caer, que estén tranquil@s, que es normal, es parte del proceso. Es tan fuerte el amor que siento por tí, que me emociono sólo de recordarte. Compis! Con una sonrisa contagiosa se me pasa.

He pensado en llevarme una estrella azul de crochet para colgar de la puerta de mí armarito de la sala de profes. Así también darás fuerza a tod@s l@s que me rodean y abrazan, l@s que compartieron ilusión por tí, que ya son parte de tu familia.

Esta carta, mi niño, se la dedicamos a nuestra familia del Macià, porque el camino es más fácil con ell@s.

Quan estiguis cansada jo et donaré repòs, quan res no vulguis veure t’ompliré els ulls de flors… Si et quedes amb mi.” ” Cuando estés cansada te daré reposo, cuando no quieras ver nada te llenaré los ojos de flores… Si te quedas conmigo“.

Besitos al cielo, mi Sol, mi estrella!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 41: Seis meses de tí. Aquellas pequeñas cosas

Hola mi niño bonito!

Hoy cumplirías 6 meses. Felicidades Guillem! Hoy te hubiera tumbado en tu cunita, te hubiera recortado un 6 enorme con foam, y hecho miles de fotos porque no pararías quieto. En una saldrías llorando, en otra sonriendo, otra tapándote la cara con las manos, en otra estirarías tus brazos para que te cogiera, en otra estarías metiendo en la boca el 6 de foam,…. La de fotos que tendría!!!

Hubiera besado toda tu carita, tus mofletes, tu cabecita redonda, tus manitas y piececitos. Te hubiera puesto un body con un mensaje chulo de esos que me gustan. Te hubiera cantado el cumplemes feliz adaptando alguna de las canciones típicas. Hubiéramos hecho una merienda en familia, con los abuelos, los titos y el primo Joan.

Seguro que al llegar la noche, estaríamos agotados de tanta celebración y acabaríamos los 3 en la cama dormidos. Pero con una gran sonrisa en la cara.

Y cómo será nuestro día? Pues son casi las 00:15 del día 7 de septiembre, y me parece que el insomnio acudirá a mí de nuevo. Lloraré un ratito pensando lo bonito que hubiera sido la celebración. Me quedaré dormida al rato con las mejillas resecas. Y al despertarme volveré a pensar en tí, y cogeré un trozo de foam con el que haré un 6. Lo pondré al lado de tu urna, le haré una única foto que añadiré más tarde a esta carta. Limpiaré con cuidado tu rinconcito, antes de marchar. Y brindaremos por tí con ese vino blanco de Requena bien fresquito, mientras disfrutamos de un día de Sol, una buena paella de conejo hecha por el tete de tu tieta Ana María, y la mejor compañía.

Y cuando llegue la noche, papá y mamá nos abrazaremos pensando en tí mientras el sueño nos atrapa. Quizás habrá lágrimas pero siempre una sonrisa porque hace 6 meses llegaste a nuestras vidas precipitadamente y eso nadie lo puede olvidar. Recuerda que eres indeleble!

Felicidades mi niño bonito, mi Sol, mi estrella, mi Cavaller Guillem!!!

Mañana más mnb!

Mamá

Aquellas pequeñas cosas – Serrat

Carta 40: La vuelta al cole

Hola mi niño bonito!

Este lunes regresamos al trabajo. Si, es verdad, ya lo hice a finales de junio, pero entonces no tuve clases con alumn@s, ni proyectos en el taller, ni horas de info, ni exámenes. Sólo me incorporé dos días, donde el curso prácticamente estaba cerrado. Unas reuniones, una fiesta de jubilación, un día de ocio con alumn@s y compañer@s en un parque de atracciones, varios correos que contestar y concretar excursiones para el próximo curso. Y en julio, dos cursillos de formación. Ese fue mi retorno después del permiso maternal.

El permiso maternal, 16 semanas para abrazar tu ausencia física, 16 semanas para interiorizar tu yo espiritual, esa parte que día a día sigue creciendo en mi corazón, cual semilla germina por todo el amor con el que se riega. Y pasadas las 16 semanas se sigue regando tu recuerdo para aceptar tu ausencia, pero mantenerte siempre en nuestros corazones. Eres indeleble, nunca te podrán borrar de mí.

Y el lunes, empezamos de nuevo, como cada curso, con energía, con fuerza, con ganas, con proyectos nuevos, con alumn@s que te han añorado y otr@s por conocer, con l@s mejores compañer@s que son nuestra familia del insti. Afrontaremos nuevos retos, y lucharemos por ellos. Nunca hay que rendirse.

Y viene a mí una duda. Aguantaré? Resistiré sin derrumbarme? Tu ausencia apretará mi corazón y me hará pequeñita ante las adversidades? Qué hago si alguna pregunta sobre tí me hace llorar? …. No sé qué me pasará pero lo que tengo claro es que si me hablan de tí, y las lágrimas vienen a mí, buscaré el abrazo o la mano que reconforten, sin esconderme. Sé que eso calmará mi mente acelerada, y me dará el aliento para seguir adelante, pero sin dejarte a un lado, y les hablaré de tí, con una sonrisa en la cara, dando luz como el Sol donde habitas.

Mi niño bonito, mi Sol, recoge estos besitos que mando al cielo. Sigue junto a las otras estrellas dándonos fuerza a tod@s l@ s papás y mamás que abrazamos vuestra ausencia.

Mañana más mnb,

Mamá

Carta 39: “La Piedad de Picasso” – El postscripto del Guernica

Hola mi niño bonito!

Hace unos días estuvimos en Madrid. Paseamos por las calles del centro, vimos el cambio de guardia de el Palacio Real, recorrimos el Barrio de las Letras, un café con siesta en la 6a y la 5a planta del Ayuntamiento, una foto bajo los leones del Congreso y el atardecer en el Temple de Debod. Y miles de cosas que no hicimos pero que haremos en nuestra próxima visita.

Entre las visitas que hicimos estaba el Museo Reina Sofía. Sus colecciones y exposiciones son de arte moderno y contemporáneo. Visitamos exposiciones actuales, como la de Rogelio López Cuenca, con sus carteles publicitarios reivindicativos que nos llamaron mucho la atención. Bajamos a ver sus colecciones, con obras de Miró, Dalí o Picasso entre otros.

Y aquí va el motivo de esta carta. El Guernica. En la previa hay un “postscripto” del Guernica, que es una representación posterior a él. Picasso parece ser que estaba obsesionado con la maternidad y cuando acabó el Guernica hizo este cuadro titulado “Madre con niño muerto”. Recuerdo quedarme delante de él mirando fijamente cada detalle. Los rasgos de la madre gritando al cielo. Y la cara del bebé con mirada perdida. Quedé impresionada. Detrás mío había una señora con una niña de unos 10 años, que le explicaba el significado de esta obra. Al acabar la niña le dijo”vámonos que me pongo triste“. Y yo me quedé unos segundos más observándola ajena al ruido de alrededor.

Decidí ir a ver el Guernica. Y quedé impactada. Me puse el audioguia y escuché las reseñas de esta obra. Me coloqué en un lado justo delante de la representación que hizo Picasso de la Piedad, esa madre que pide al cielo explicaciones, mientras sostiene el cuerpo sin vida de su hijo. Y fue entonces cuando comenzaron a caer lágrimas por mis mejillas. Guillem por unos instantes me vi a mí, con llanto ahogado pidiendo explicaciones a un Dios que deja morir a inocentes, y priva a madres de ver crecer a sus hijos. Esto sigo sin entenderlo.

No hay día en las noticias que no hablen del abandono de unos padres a sus hijos, o del maltrato de bebés. Y no lo entiendo. La sociedad quiere que los padres que perdemos un hij@ sigamos adelante, que pasemos página rápido. Guillem no hay mayor dolor en esta vida que perder lo que más quieres, y superarlo no es un paso rápido. No se supera nunca, el mayor paso es aceptarlo, y cuesta muchas lágrimas, muchos gritos ahogados.

A tí, que estás leyendo esta carta, mira este postscripto, y si lo sientes llora o grita y después piensa por un segundo en lo que sentimos much@s padres y madres cuando perdemos lo que más amamos. Secarás tus lágrimas y continuarás. Yo me quedaré un rato más mirando cada trazo que hizo Picasso, y aceptaré con el tiempo que hay cicatrices para toda la vida, y que la vida sigue pero ya no seré la misma.

Mi niño bonito, mi Sol, mi bebé estrella, tu recuerdo calma mi llanto, tu existencia la clamaré todos los días.

Besos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

Carta 38: Cazando Perseidas por Toledo

Hola mi niño bonito!

Hemos pasado unos días con nuestra familia toledana. Allí tienes “abuel@s, ti@s y prim@s “, y la culpa la tiene la luna de miel de tus abuelos Jesús y Conchi. Siempre que estamos con ellos el tiempo pasa muy rápido y nos faltan días.

Yo siempre digo que ojalá estuviéramos más cerca para poder disfrutar más tod@s junt@s. Ell@s hubieran venido cuando conseguiste tus alas de luz. Por eso decidimos pasar unos días con ell@s.

Estando allí les hablamos de tí, de cómo eras, de como fueron tus días terrenales, de como te fuiste y de tú yo celestial. También me pasó algo curioso la primera noche en Toledo, donde fuimos a ver las Perseidas al campo. Allí mientras mirábamos el inmenso cielo lleno de estrellas, uno de tus primos me preguntó que cuando íbamos a tener niñ@s. Miré a su madre y me dijo que no les habían dicho nada sobre tu marcha. Le pedí permiso para hablarle de tí. Y le conté:

“Hace unos meses tuvimos a Guillem, pero nació antes de tiempo porque no crecía. Fue muy pequeñito y sus pulmones no estaban maduros, así que respiraba muy mal. Los médicos y las enfermeras, sus mamás de incubadora, lo cuidaron mucho y él luchó mucho, pero no lo consiguió. Y a los cuatro días se fue y ahora es parte del cielo, y de nuestro recuerdo por siempre”.

Javier se puso triste y me abrazó. Y a sus 10 años me preguntó: ” Y estás triste?”. Y le dije: ” claro, porque no le puedo abrazar como te abrazo a tí”.

Cada uno de tus prim@s de Toledo viven tu ausencia de una manera diferente. No es fácil explicarles lo que te pasó, pero lo bonito es hablarles de como eras y de como luchaste, de tu fuerza y del amor que nos has dejado, a tod@s.

Como siempre cuando nos marchamos de Toledo, tu tía Marta y yo lloramos, pero esta vez el abrazo fue más fuerte, con más lágrimas, como si nos quisiéramos quedar así por siempre. Y les dejamos parte de tu fuerza allí, a tod@s, sobre todo a “abuelo” Javier, y “abuela” Merce. Pero con permiso de tod@s a tía Marta, para que la conexión que siempre hemos tenido nunca se pierda.

Y a Lucía y Candela les dejé estrellitas de crochet azul,…y algún sol. Y Álvaro y Javier espero que busquen más estrellas y planetas en la noche.

Esta carta está dedicada a tu familia de Toledo, porque siempre serán familia.

Besos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 37: Tarta de Santiago y Albert Camus

Hola mi niño bonito!

Hay cosas que no entiendo. Si hay Dios( si lo hay) no puedo entender que haya madres o padres que hagan daño a sus hijos. Que los abandonen, que les maltraten, que decidan dejarlos solos para irse de fiesta,… No lo entiendo, quizás ser padres fue precipitado para ellos, no lo sé. Pero no lo entiendo, y me duele. Quizás estoy muy sensible. Demasiado.

Estoy tan sensible que sólo pensar que estaré unos días lejos de tu urna, donde descansa tu parte física, me entra vértigo. Es como si te abandonase. Sé que no es así, que tu parte espiritual siempre me acompaña y eso me reconforta, y donde estás sonríes conmigo.

Mi niño, el miércoles, compartí mañana y un trozo de tarta de Santiago con Alicia, mi amiga desde hace más de 11 años. Primero fuimos profes compañeras de instituto y el tiempo hizo que la amistad llegara a nosotros. Junto a Ester, somos el trio Barcelona- Girona-Milán. Y a pesar de la distancia, cuando nos reencontramos nos faltan horas para hablar. Le prometí que papá y yo iríamos a verle a Milán, y las promesas hay que cumplirlas.

Durante casi 4 horas, hablamos de muchas cosas, de su próxima exposición en Barcelona, de sus niños Diego, Ainhoa y Alex, de sus vacaciones, de nuestro próximo viaje a Madrid, de tus días terrenales, y de los celestiales, que son todos los que hay en nuestras vidas desde que partistes. Hablamos de cómo papá y yo llevábamos tu duelo, tu perdida, de cómo cambia la vida, de que la perdida de un hijo es lo más duro que se puede vivir. Y lloramos juntas, sentadas en aquella tetería del Gótico. Y me preguntó qué no nos gustaba escuchar como consuelo a nuestro dolor. Y le di varios ejemplos: “Sois jóvenes, podréis tener más hijos” “Seguro que os llega algo mejor” “el niño venía mal y iba a tener una vida difícil” “a todo el mundo le pasan cosas malas”… Y miré a Alicia a la cara y se emocionó. Ella no había perdido un hijo, pero su vida en los últimos años había cambiado, y eso afloraba sentimientos de soledad, de tristeza y de lucha por seguir adelante. No había diferencia, las dos allí sentadas, compartiendo conversación y tarta de Santiago, teníamos que soltar, sin olvidar, porque en nuestras perdidas había algo bueno. Para ella sus hijos, la mantenían viva, y para mí tu, mi Sol.

Quiero dar gracias a Rosana de Petits amb llum por mandar un fragmento del libro El verano de Albert Camus al grupo de apoyo. Porque al leerselo a Alicia, lo hizo suyo, como yo ya había hecho mío.

Porque ahora tendremos siempre un verano invencible dentro de nosotras.

Mi niño, gracias por empujar conmigo de vuelta. Y le daremos un poquito de fuerza a tía Alicia para tener siempre una sonrisa invencible. Ti Amiano così tanto.

( Faltaves tu, Ester!!! Petons per Torruella)

Besitos al cielo mi Sol!

Mañana más mnb!

Mamá

Carta 36: Te presto una estrella

Hola mi niño bonito!

Hoy papá y yo celebramos nuestro aniversario. Ya van 12 años de casados. No ha sido nada fácil, pero nada ni nadie podrá con nosotros.

Cada día tiene más cositas tu altar. Todas tienen su significado. En ese trocito de mueble donde descansa la urna con tus cenizas la acompañan: tu arrullo, que te cubría los primeros días dentro de la incubadora y cuando lo toco es como si te acariciara. Los libros del Principito, uno en castellano, de cuando lo leía en el instituto, y otro en catalán que me regaló Ester, “la teva tieta de Girona”. La rosa dentro de la campana, como la del Principito, símbolo de protección y cuidado. El bote con la nebulosa, que construí con amor en el curso de verano “Ciències amb les mans, y que me acerca al nacimiento de tu estrella. El corazón de tela de “tieta Isabel”que simboliza lo grande que era tu corazón, y a la vez como tu esencia cura los nuestros. El recuerdo de tu ceremonia de luz que me hace cantar tu nana cada vez que lo veo.

Y desde esta mañana la primera estrella que hice de crochet. Esta te la presto, ya que en un futuro formará parte de una mantita de suelo. Porque cuando estemos preparados lucharemos para darte un@ hermanit@. Recuerda que tu fuerza es la que no nos deja rendirnos, y nos ayuda a avanzar.

Esta mañana mientras miraba tu altar, me puse a hablarte. Te explicaba como nos había ido el viernes en el grupo de duelo, con los papás de tus compis. También te explicaba como es el nuevo taxi de papá, donde va tu dibujo de @cavaller_guillem, de aventuras por el área metropolitana de Barcelona. Sé que le proteges, y cuando vayamos de vacaciones nos acompañarás allí donde vayamos.

A veces en vez de hablarte te pienso. Te pienso y revivo trocitos de esos días en la UCIN. Y si cierro los ojos es como si te sintiera en mis brazos, como si notara el calor de tu piel. Y sí, lloro pero esas lágrimas son de alegría, porque te sigo sintiendo, y eso afianza que no te olvide. Porque Guillem, vamos soltando pero sin olvidarte.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

Carta 35: Tener la mente ocupada

Hola mi niño bonito!

Y termina otra semana. Y ya no hay cursillos de verano. A ratos ordeno armarios o habitaciones, tiro papeles, hago limpieza de ropa zapatos, aprendo ganchillo, me hago un bolso de tela o me pongo a pensar en las opos del próximo año, o cojo algún libro y lo cierro en 2 minutos. Y el resto del tiempo? Te pienso, te lloro y miro al cielo esperando una respuesta.

No hay respuesta. Sólo una realidad posible, y en ella no estás tú, no está tu cuerpo, no están tus lloros, ni tus paseos de verano, ni tu ropa en el tendedero, ni las letras de tu nombre en la puerta de la que iba a ser tu habitación.

A veces imagino que si estás, y es como si fuera una realidad paralela. “Ya está la loca de mi madre pensando tontunas”. Pero por que no puedo pensarlo? Ya que no estás terrenalmente, puedo tenerte mentalmente. Es como si fuera el refugio en esos momentos que te lloro, y que me calma. Alguien dijo el último día de grupo de apoyo mutuo, que cuando imaginaba a su hijo, no lo veía bebé, sino que lo iba viendo mayor acorde a la edad que tendría. Pues así te traigo yo a mi mente. Ahora tendrías 4 meses y medio, pero seguramente serías pequeñito, como un bebé de mes y medio, que sería la edad que tendrías si hubieras nacido cuando te tocaba. En esa realidad onírica serías mi chiquitín, mi amado chiquitín. En mi realidad terrenal, tú eres mi chiquitín celestial.

Ahora ya no me culpo, porque sé que no me lleva a nada. Pero me he quitado las cruces de Caravaca del cuello, y la Virgen del Pilar de la muñeca. Es como si no quisiera saber nada de Dios. Quizás les culpó a él y a la Virgen del Pilar de tu temprana marcha. A ellos les pedí tu llegada, y ellos mismos me lo han arrebatado. Pasará mucho tiempo para que me reconcilie con ellos. Si es que lo hago alguna vez.

Como ves mi niño tengo que tener la mente ocupada, porque sino deliro un poco. Y es que esto no es nada fácil. Hay que dejar ir, de momento la culpa, pero tranquilo que olvidarte jamás.

Besitos al cielo!☀️

Mañana más mnb!

Mamá.

Carta 34: No podemos separarnos de tus cenizas.

Hola mi niño bonito!

Desde hace unos meses me estoy leyendo un libro que me recomendaron: “Morir cuando la vida empieza” de Silvia López y María Teresa Pi-Sunyer. En otra etapa de mi vida me lo hubiera leído en menos de una semana, pero este libro me hace reflexionar mucho, y muchas veces tengo que cerrarlo después de leer unas líneas.

Es un libro que está pensado para las personas que acompañan a los padres en proceso de duelo como sanitarios, psicólogos y familiares. Pero tocan aspectos que a los que tenemos un bebé estrella nos puede ayudar.

En el libro salen cartas de madres y padres hablando de lo que han vivido en los diferentes momentos del duelo. Cuando las leo, en muchas me veo reflejada. Los sentimientos que expresan vienen a mi, como si me metiera directamente en su piel. Y es en su piel en la que estoy.

Ha habido un punto que me ha hecho reflexionar mucho. Es sobre los padres que optan por incinerar los cuerpos de sus hijos. Dice que lo mejor es no tener las cenizas en donde se vive, que es una manera de aceptar la separación y la realidad de que no fue posible convivir con el hijo perdido. Y aquí es donde me pongo a llorar. En el libro dice que puede hacer alargar el duelo. Pero, y sigo llorando, sólo pensar que no tengo tus cenizas cerca mi mundo se derrumba. No quiero llevarte a otro sitio. Me da miedo sacar tus cenizas de tu urna y llevarlas a otro sitio.

Supongo que con el tiempo lograré llevar tus restos a otro lugar pero ahora créeme que no puedo hacerlo. Mientras tanto pensaremos donde llevarte cuando estemos preparados. Creo que ese día, cuando aceptemos separarnos de ti, de tu parte física, lo sabremos. Sé que ese dia, papá y yo nos miraremos y lo tendremos claro.

De momento, donde estás, junto a tu rosa, tu recordatorio enmarcado, tus libros del Principito, tu arrullo, el corazón de tela de tita Isabel, el bote de la nebulosa donde habita tu estrella, y el monito de punto de cruz que cubre tu urna, nos ayuda a avanzar con paso firme. Y a quien no le guste, que no venga. Porque esta es y será tu casa.

Mientras seguiré leyendo este libro, que espero acabar en breve, pues a pesar de que me toca el alma, me ayuda a entender porque siento lo que siento, y también que puedo hacer para llegar a aceptar que no estás físicamente, pero que nunca, nunca te olvidaré. Has sido parte de nuestras vidas, y eso nunca lo olvidaremos.

Besitos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Queen- Who wants ti live forever

But touch my tears with your lips
Touch my world with your fingertips
And we can have forever
And we can love forever
Forever is our today

Carta 33: la nebulosa donde habitas

Hola mi niño bonito!

A veces estoy confundida, no veo con claridad la realidad en la que vivo. Mi mente se nubla cuando regresan a mi recuerdos dolorosos. Hay días que mi cielo está oscuro, las nubes tapan “mi Sol”. Esos días mi sistema nervioso juega conmigo y me hace pensar que tú estás aún dentro de mí dando patadas en mi bajo vientre, donde tú habitastes . En esos momentos se nubla mi vista, y caen gotas de lluvia desde mis ojos, resbalando por mis mejillas. Soy toda yo una nebulosa.

Pero, sabes, mi niño que es una nebulosa? Según el diccionario, una nebulosa es una nube de gas y polvo en el espacio. Esas nubes, pueden irradiar luz dependiendo de su composición. Cuanto más polvo tienen más oscuras son, pues reflejan poco la luz que reciben. Hay algunas nebulosas con luz azul brillante que tiene gran cantidad de hidrógeno. Y otras emiten colores rojizos. Estas son mis favoritas, pues dicen que son el hogar de estrellas jóvenes nacidas a partir de la irradiación del gas.

Pues bien, ahora imagino, que tú eres una de esas estrellas jóvenes, semejante a nuestro Sol. Nacido en una nebulosa que emite radiación roja por el hidrógeno, el gas más importante del Universo, pero también verde por el Oxígeno necesario para vivir. En tu caso el Oxígeno te ha ayudado a ser estrella.

Así que he pensado que en mis días oscuros, nublados, pensaré en esa nebulosa en la que habitas tú, entre el rojo y el verde. Y veré que no estás solo, que junto a ti, en esa nebulosa, hay otras jóvenes estrellas que juegan contigo para ver quién brilla más. Y la oscuridad se volverá de un brillo rojo y verde. Y no habrá tristeza, sólo amor y esperanza.

Buenas noches mi estrella 🌟 , buenos días mi Sol ☀️!

Mañana más mnb,

Mamá

La luna y la estrella- LODVG

Carta 32: Queremos que se conozca tu historia

Hola mi niño bonito!

Antes que nada: Felicidades! Hoy cumplirías 4 meses. Mientras lo escribo las lagrimas resbalan por mis mejillas, y a la vez se empañan los cristales de las gafas.

Los últimos días he recordado cada minuto que te tuve en brazos antes de partir. Hoy quiero recordar la imagen de tu cara a través de la pantalla del ecógrafo. Fue dos días antes de tu llegada. Recuerdo que para el médico, Kilian, era la primera vez que la veía. No se lo habías puesto fácil en las visitas semanales. Y allí estabas tú, con tu carita redonda, poniendo morritos, y mandándonos un beso.

El destino quiso que te diéramos besos através del cristal de la incubadora, durante 4 días. Cuando partiste te apreté con fuerzas y luego besé todas las partes de tu pequeño cuerpo. En ese momento recuerdo a papá, a tus abuelos y tus tíos alrededor nuestro, llorando. Ese es el instante que más viene a mi. Recuerdo al abuelo Jesús llorando desconsoladamente mientras se abrazaba a tito Carlos. Esa imagen creo que nunca la olvidaré.

Hace unos días la cuenta de Facebook de Petits amb llum, publicó una de las cartas de papá a tí. Es la 28 ( Compis de clase). La recuerdas, verdad? Pues gracias a este gesto tan bonito que hizo la mamá de Júlia y Noa, dos de tus compis, ahora hay gente que conoce tu historia más allá de nuestro círculo familiar y de amistad. El otro día wordpress, me mandó un mensaje de que había muchas visitas en el blog. Y recuerdo de echarme a llorar. Guillem, en tu corta vida, hay gente que sabe de tí de muchos sitios del mundo: España, Andorra, Uruguay, Argentina, México, EUA, Francia, Italia, Alemania, Rusia, Guatemala,…

Pero lo que más me emocionó fue pensar que tu historia es sólo una de tantas otras, la de tus compañeros, la de otros bebés estrella, pues sois más. Recuerdo una chica de Valencia que me dijo que era tía de un bebé que se fue el año pasado. Me dijo que al leer tus cartas le hacía ver cómo se sentían su hermano y su cuñada, y así poder acompañarles mejor. También la mamá de otra estrella desde Uruguay me dijo que se había emocionado leyéndolas, que a ella no se daba bien escribir. Entonces recordé a la mamá de Aritz, que nos dijo en el grupo que ella se grababa la voz contándole cosas a su niño. Y a esa mamá de Uruguay, se lo expliqué, y me confesó que ella siempre había cantado, y que quizás se grabaría cantando a su estrella. Desde aquí la ánimo, a ella, a todas esas mamás y papás, a l@s ti@s o abuel@s, a tod@s los que echan de menos a esos bebés que fueron o no terrenales, que ahora son celestiales, a hablarles de la manera que sea, público o no, oral o escrito. Porqué así no les olvidaremos, dejaremos claro que fueron parte de nosotros, que fueron parte de este mundo. Y porque queremos que tod@s los que no han pasado por lo mismo sepan como nos sentimos los papás de bebés estrella.

Estas cartas, Guillem, en nuestro caso, son parte de tod@s los que las leen, porque lo primero que te enseñamos en esta vida es a ser generoso, a dar amor sin condiciones, y por eso me hace ilusión que haya gente que sepa de ti, de tus 4 días de vida, y de todo lo que te soñamos y sentimos antes, durante y después de ti.

Felicidades de nuevo Cavaller Guillem!!! Hoy brindaremos por tí!!!

Te quiero mi niño bonito!!!!☀️☀️☀️☀️

Mañana más mnb!!!

Mamá

Hay cosas que te escribo en cartas para no decirlas
Hay cosas que escribo en canciones para repetirlas
Hay cosas que están en mi alma y quedaran contigo cuando me haya ido
en todas acabo diciendo cuanto te he querido“.

Carta urgente- Rosana

Carta 31: El cumple de mamá

Mi pequeño Guillem,

No pensé que me fuera a ocurrir a estas alturas pero si, esta noche se me ha hecho un nudo en la garganta y las lágrimas vinieron a visitar la oscuridad del cuarto.

Hoy es la primera fecha señalada y tú no estás físicamente con nosotros. Hoy es el cumpleaños de tu mamá y tú no estás en sus brazos. No hay nada en este mundo que se me haga más duro ni más difícil de comprender. El porque un pequeñín que no ha hizo ningún mal en esta vida no puede disfrutar de la enorme cantidad de amor que su mamá tiene para dar.

Con esto en la mente me volvieron los pensamientos de lo injusta que es demasiadas veces la vida.

Han de llegar muchas otras fechas señaladas en el tiempo y en todas ellas tú permanecerás ausente. Pero para hoy por hoy no hay pesar más grande que el de no poder llegar a casa y encontraros a ti y a mamá que estoy seguro te estaría cantando algunas de sus muchas canciones que te encantarían.

Así dentro de este pesar que arrastró en un día que debería ser solo de alegría me despido de ti mi gran Cavaller Guillem, te quiero,

Papá, mnb ☀️☀️☀️☀️

Besitos al cielo!