Carta 2: Momentos difíciles.

Mi querido y añorado Guillem, mi pequeño,

Hoy he sentido la necesidad de hablar, contarte cosas. Hoy es uno de esos muchos días difíciles, que se voy a tener durante el resto de mi vida, porque no te tenemos con nosotros.

Siempre te tengo en mi mente, pero hay momentos en los que la falta se hace dura. Hoy en medio de la plaza Mayor de Hospitalet en fiestas, rodeado de tantos niños felices te extraño aún más, no poder llegar a verte correr, jugar, crecer.

Pero hoy aquí y con las lágrimas que pese a no querer que asomen ellas van a su libre albedrío, yo te siento, siento el tacto de tu piel, tu cabecita, tus manos y pies, de cuando junto a tus mamás de incubadora, yo aprovechaba para expresar de la única manera que sabía lo mucho que te quería, te quiero y te querré, como cuando te ponía tus canciones de cuando estabas en la barriguita de mamá.

Hoy es uno de tantos de esos días duros que me quedan por vivir, pero hoy te quiero tanto o más que el momento que vi latir tu corazón en la primera ecografía, los cuatro días que viví tu vida junto a ti, y este sentimiento también sé que será para siempre.

Mi niño bonito te quiero,

Papá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s