Carta 1: No sé por donde empezar…

Deseado Guillem:

Podría haber empezado por un “Querido” o un “Estimado”, pero fuiste nuestro deseo desde ya ni me acuerdo. Cuando nos dijeron que estaba embarazada ya soñamos con tu cara, con tus primeras patadas, con tus gestos en las ecos. Fueron maravillosos esos primeros meses de espera. Después de tantos años esperando, deseando, ahí estabas tú, en esa primera eco a las 6 semanas de la segunda transferencia embrionaria. Tu corazón latía con fuerza. Era enorme muy enorme la emoción que tuvimos. Salimos abrazados de la consulta de FIV del Clínic.

En las siguientes semanas la alegría se mezclaba con algún miedo, lo normal nos dijeron. Eras querido por tod@s, tus abuel@s, tus tí@s, prim@s, amig@sda eco 20, entrabamos en la mitad el embarazo. La cara de la técnico, no era nada clara, nos dijo que eras un bebé pequeño, por debajo del percentil 9, te llamó. Estabas proporcionado y tus órganos estaban bien. No te dejabas medir, te hacia un caracol y nos dijo que volviéramos en una semana. Uff! Y en la semana 21, fueron claros, no crecías, ” es un caso de CIR”. Retraso en el crecimiento intrauterino.

La vida se paró en ese momento.

Papá cogió neumonia 2 semanas después y no pudo acompañarme a las ecografías siguientes.  Y cuando por fin cogió fuerzas y pudo salir de casa, nos dicen que has empeorado y que me tengo que quedar ingresada. Dos días después nos conocimos. Fue una cesárea rápida, sin complicaciones. Te sacaron y no contaban con que saldrías con vida. Pero ahí estabas tú luchando, dándolo todo. Tu corazón latía con fuerza como en la primera ecografía.

Recuerdo que antes de subirte a la UCI neonatal, te llevaron a mi lado. La ginecóloga ya me había dicho que pesabas menos de 400 gramos. Eras pequeñito. Me abrieron la ventanita de la incubadora y me dijeron que te tocara. Ahora pienso que lo hicieron para que notara el calor de tu piel, porque no pensaban que durarías más que unas horas. Se equivocaron. Te tuvimos 4 días con nosotros, allí en la UCI neonatal de la Maternidad del Clínic. Luchaste mucho, diste un gran ejemplo de fuerza y ganas de vivir. Te admiraban tod@s: pediatras, auxiliares, enfermeras, ginecolog@s. Ahí estabas quitándote cables, y arrancándote el antifaz.

Hoy hace 51 días que toqué tu carita por primera vez, y quiero que sepas que si cierro los ojos, aun noto tu piel suave y calentita.

Mañana más, mi Sol!

IMG_20190329_170636_852

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s