Carta 3: lágrimas

Hola mi niño bonito,

¿Por qué lloro? ¿Por qué mientras leo un libro, coso, o cocino, sin pensar mucho, me echo a llorar? ¿ Por qué cuando mantengo mi mente ocupada me pasa?

En una fracción de segundo vienes tú a mi mente, se presenta tu imagen a mi, a mi lado junto a la mesa del quirófano antes de que te suban a la UCIN, en la incubadora, o cuando me levantabas la mano la tarde de antes de tu marcha, como despidiéndote. O en la última ecografía , cuando vimos por fin tu carita redonda, mandándome un beso. O la imagen de tu corazón en todas de ecos de las últimas semanas de control, ese enorme corazón, que latía con fuerzas, con ganas de vivir. O … Y lloro, como lo estoy haciendo ahora, y como lo haré más tarde o mañana, o siempre mientras piense que no es justo que te pasará a ti, con lo que habías luchado dentro de mi, y esos 4 días.

principito

Sé que escribirte me ayuda a sacar lo que me aprieta dentro. Hay gente que dice que hay que seguir adelante y que no hay que darle tantas vueltas. Sé que lo hacen porque me quieren, pero tienen que entender que no es fácil, y que una de las herramientas que más me pueden ayudar es escribirte. Cada carta es un puedo salir adelante y puedo dejarte marchar poco a poco. Pero sin olvidarte.

“A veces me digo: … El principito encierra todas las noches a la flor bajo un globo de vidrio y vigila bien a su cordero… Entonces me siento feliz. Y todas las estrellas ríen dulcemente” ( XXVII- El Principito- Antoine de Saint-Exupéry)

Mañana más, mnb!

Mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s