Carta 38: Cazando Perseidas por Toledo

Hola mi niño bonito!

Hemos pasado unos días con nuestra familia toledana. Allí tienes “abuel@s, ti@s y prim@s “, y la culpa la tiene la luna de miel de tus abuelos Jesús y Conchi. Siempre que estamos con ellos el tiempo pasa muy rápido y nos faltan días.

Yo siempre digo que ojalá estuviéramos más cerca para poder disfrutar más tod@s junt@s. Ell@s hubieran venido cuando conseguiste tus alas de luz. Por eso decidimos pasar unos días con ell@s.

Estando allí les hablamos de tí, de cómo eras, de como fueron tus días terrenales, de como te fuiste y de tú yo celestial. También me pasó algo curioso la primera noche en Toledo, donde fuimos a ver las Perseidas al campo. Allí mientras mirábamos el inmenso cielo lleno de estrellas, uno de tus primos me preguntó que cuando íbamos a tener niñ@s. Miré a su madre y me dijo que no les habían dicho nada sobre tu marcha. Le pedí permiso para hablarle de tí. Y le conté:

“Hace unos meses tuvimos a Guillem, pero nació antes de tiempo porque no crecía. Fue muy pequeñito y sus pulmones no estaban maduros, así que respiraba muy mal. Los médicos y las enfermeras, sus mamás de incubadora, lo cuidaron mucho y él luchó mucho, pero no lo consiguió. Y a los cuatro días se fue y ahora es parte del cielo, y de nuestro recuerdo por siempre”.

Javier se puso triste y me abrazó. Y a sus 10 años me preguntó: ” Y estás triste?”. Y le dije: ” claro, porque no le puedo abrazar como te abrazo a tí”.

Cada uno de tus prim@s de Toledo viven tu ausencia de una manera diferente. No es fácil explicarles lo que te pasó, pero lo bonito es hablarles de como eras y de como luchaste, de tu fuerza y del amor que nos has dejado, a tod@s.

Como siempre cuando nos marchamos de Toledo, tu tía Marta y yo lloramos, pero esta vez el abrazo fue más fuerte, con más lágrimas, como si nos quisiéramos quedar así por siempre. Y les dejamos parte de tu fuerza allí, a tod@s, sobre todo a “abuelo” Javier, y “abuela” Merce. Pero con permiso de tod@s a tía Marta, para que la conexión que siempre hemos tenido nunca se pierda.

Y a Lucía y Candela les dejé estrellitas de crochet azul,…y algún sol. Y Álvaro y Javier espero que busquen más estrellas y planetas en la noche.

Esta carta está dedicada a tu familia de Toledo, porque siempre serán familia.

Besos al cielo!

Mañana más mnb!

Mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s