Carta 39: “La Piedad de Picasso” – El postscripto del Guernica

Hola mi niño bonito!

Hace unos días estuvimos en Madrid. Paseamos por las calles del centro, vimos el cambio de guardia de el Palacio Real, recorrimos el Barrio de las Letras, un café con siesta en la 6a y la 5a planta del Ayuntamiento, una foto bajo los leones del Congreso y el atardecer en el Temple de Debod. Y miles de cosas que no hicimos pero que haremos en nuestra próxima visita.

Entre las visitas que hicimos estaba el Museo Reina Sofía. Sus colecciones y exposiciones son de arte moderno y contemporáneo. Visitamos exposiciones actuales, como la de Rogelio López Cuenca, con sus carteles publicitarios reivindicativos que nos llamaron mucho la atención. Bajamos a ver sus colecciones, con obras de Miró, Dalí o Picasso entre otros.

Y aquí va el motivo de esta carta. El Guernica. En la previa hay un “postscripto” del Guernica, que es una representación posterior a él. Picasso parece ser que estaba obsesionado con la maternidad y cuando acabó el Guernica hizo este cuadro titulado “Madre con niño muerto”. Recuerdo quedarme delante de él mirando fijamente cada detalle. Los rasgos de la madre gritando al cielo. Y la cara del bebé con mirada perdida. Quedé impresionada. Detrás mío había una señora con una niña de unos 10 años, que le explicaba el significado de esta obra. Al acabar la niña le dijo”vámonos que me pongo triste“. Y yo me quedé unos segundos más observándola ajena al ruido de alrededor.

Decidí ir a ver el Guernica. Y quedé impactada. Me puse el audioguia y escuché las reseñas de esta obra. Me coloqué en un lado justo delante de la representación que hizo Picasso de la Piedad, esa madre que pide al cielo explicaciones, mientras sostiene el cuerpo sin vida de su hijo. Y fue entonces cuando comenzaron a caer lágrimas por mis mejillas. Guillem por unos instantes me vi a mí, con llanto ahogado pidiendo explicaciones a un Dios que deja morir a inocentes, y priva a madres de ver crecer a sus hijos. Esto sigo sin entenderlo.

No hay día en las noticias que no hablen del abandono de unos padres a sus hijos, o del maltrato de bebés. Y no lo entiendo. La sociedad quiere que los padres que perdemos un hij@ sigamos adelante, que pasemos página rápido. Guillem no hay mayor dolor en esta vida que perder lo que más quieres, y superarlo no es un paso rápido. No se supera nunca, el mayor paso es aceptarlo, y cuesta muchas lágrimas, muchos gritos ahogados.

A tí, que estás leyendo esta carta, mira este postscripto, y si lo sientes llora o grita y después piensa por un segundo en lo que sentimos much@s padres y madres cuando perdemos lo que más amamos. Secarás tus lágrimas y continuarás. Yo me quedaré un rato más mirando cada trazo que hizo Picasso, y aceptaré con el tiempo que hay cicatrices para toda la vida, y que la vida sigue pero ya no seré la misma.

Mi niño bonito, mi Sol, mi bebé estrella, tu recuerdo calma mi llanto, tu existencia la clamaré todos los días.

Besos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s