Carta 42: Con vosotr@s el camino es más fácil

Hola mi niño bonito!

Como ya sabes hace unos días regresé al trabajo, al instituto. Son días de reencuentro con los de siempre, de bienvenida a los nuevos, de preparación del curso que comienza. Nuevas ilusiones y retos. Con ganas, con fuerza.

Las madres. La semana pasada vinieron un par de madres a hablar conmigo. Una para ver cómo había ido. No se esperaba la respuesta. Vi impotencia en sus ojos, tristeza en su cara. Me escuchó atenta hablar de tí, de lo que luchaste, de tu marcha y de como te recordamos. La otra madre, ya conocedora del desenlace, me contó la historia de sus bebés estrellas, sus gemelos que también consiguieron sus alas de luz antes de tiempo. Y la escuché yo a ella. Y le prometí no rendirme.

L@s alumn@s. Estos días algunos miraban con ternura, otros preguntaban cómo estaba, otros me daban un par de besos y están los que dan abrazos. Estos últimos son los que conocían esa ilusión de hace años que yo tenía por ser madre. Para algun@ de ell@s fui hace unos cursos su mamá de instituto. Hay gente que cuando me mira me pone cara como de lástima, pero mis niñ@s de instituto no. Ell@s lo hacen con ternura, con cariño. Yo siempre les digo que luchen por lo que creen, sin hacer daño a nadie. Confío me hagan caso…

L@s compañer@s, o como yo los llamo: mi familia del insti. Ell@s nos acompañaron en el tanatorio, en la tarde previa a tu ceremonia de luz. Estan ahí, pendientes a que todo me vaya bien. Ningun@ se esconde por miedo a no saber que decirme. Y lo agradezco. Yo les dije y les digo, que tanta fuerza nos dejaste, tanta fuerza nos empuja a seguir adelante. L@s más cercanos abren las puertas de su corazón para cuando haya un bajón, para cuando necesite hablar, por si tengo el día malo, por si noto que me ahogo. Están ahí para no dejarme caer. A ell@s les digo que si ven mis ojos vidriosos, o una lagrimita caer, que estén tranquil@s, que es normal, es parte del proceso. Es tan fuerte el amor que siento por tí, que me emociono sólo de recordarte. Compis! Con una sonrisa contagiosa se me pasa.

He pensado en llevarme una estrella azul de crochet para colgar de la puerta de mí armarito de la sala de profes. Así también darás fuerza a tod@s l@s que me rodean y abrazan, l@s que compartieron ilusión por tí, que ya son parte de tu familia.

Esta carta, mi niño, se la dedicamos a nuestra familia del Macià, porque el camino es más fácil con ell@s.

Quan estiguis cansada jo et donaré repòs, quan res no vulguis veure t’ompliré els ulls de flors… Si et quedes amb mi.” ” Cuando estés cansada te daré reposo, cuando no quieras ver nada te llenaré los ojos de flores… Si te quedas conmigo“.

Besitos al cielo, mi Sol, mi estrella!

Mañana más mnb!

Mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s