Carta 50: Érase una vez… tu Tito Carlos y tu Tita Elena

Hola mi niño bonito!

Hoy te voy a contar un cuento….

“Érase una vez un joven informático que decidió buscar a su compañera en una página web. Después de varios intentos encontró una chica ingeniera doctoranda de enología que residía por la Tarraco actual. Después de varios coche arriba y coche abajo el amor comenzó a brotar en ellos. Después de unos cuantos viajes, bastantes conciertos y muchos meses de convivir ambos y junto a la felina adoptada de la chica( o al revés…) decidieron dar un paso adelante. Muchos no nos lo esperábamos: anunciaron su boda!

Durante un año disfrutaron de cada preparativo: el restaurante, las invitaciones, el traje y el vestido, los anillos, la fotografa, los recuerdos, el menú,….

Y llegó el gran día, se vistieron, se pusieron un poquito más guapos y con todas las personas a las que amaban se dieron el” sí quiero”. Y se emocionaron, nos emocionaron. Y lo celebramos, y nos sorprendieron.

Y hoy que comienzan un nuevo viaje, pero hace años que comenzaron la mejor aventura, esa que les llevará a más viajes, más conciertos y muchos días, meses y años juntos. Y este cuento no ha acabado, pues sigue, sigue, sigue,….”

Mi niño, mi Sol, la estrella de mi universo, esta es la historia de tus titos Carlos y Elena. Y tu fuiste parte de su viaje. Sé que desde donde estás los iluminas, y que el sábado pasado tu luz nos abrazó a todos en la celebración. Y hablamos de ti, de tu historia con una sonrisa en la cara, que es la única manera que sabemos. Y aunque alguna lágrima resbaló por nuestras mejillas, fue la emoción de sentirte allí en nuestros corazones.

Sin darse cuenta, tus titos llenaron de estrellitas la celebración. Y su generosidad devolverá la sonrisa a much@s niñ@s en los hospitales, y a los que disfrutamos de su día.

Gracias Carlos y Elena por compartir este momento con nosotr@s, con tod@s. Sois los mejores hermano, cuñada, amigo y amiga,… y tíos. Porque nosotros somos padres, pero vosotros ya sois tíos. Os queremos!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá