Carta 51: Inspiro profundo, y ॐ (om)

Hola mi niño bonito!

Inspiro profundamente. Exhalo om. Y repetimos…

Om, vibra dentro de mi pecho, en mi corazón, donde por un momento se une tu parte espiritual con tu parte física, esas células tuyas que habitan dentro de mi.

Om, llega la vibración a las yemas de mis dedos, que acariciaron tu cabecita, tus bracitos, tus pies y manos. Y al vibrar es como si notará tu piel de nuevo.


Om, y esa vibración llega a mi, a mis oídos desde mi lado, donde papá inhala y exhala Om. El sonido que sale de su pecho,nos une más a los tres, en cuerpo y alma.

Om, el sonido primordial, lo esencial, que combina lo físico con lo espiritual, el inicio de muchos mantras. Ese sonido resuena en la sala, nos envuelve a todos, nos abraza. Y los que ya no estáis nos dais calor y fuerza.

Y con el último Om llega el silencio, pero la vibración sigue dentro de nosotros, en nuestros corazones. Y tu recuerdo vuelve a mi, y me emociono porque recuerdo el tiempo que compartimos juntos.

Después de unos días donde tu recuerdo me hace llorar, donde esté donde esté mi alma te echa de menos, donde vuelven a mí la rabia, la culpa, el miedo a olvidarte, y todas esas emociones que me ahogan, después de todo eso, el Om, su vibración,me calma, me seca las lágrimas.

Mi niño bonito,  el sonido Om me une a ti, y eso me salva, me hace avanzar. Por eso , cuando te necesite haré vibrar el Om en mi corazón. 

Om mi niño!

Besitos al cielo!

Mañana más mnb,

Mamá

☀️