Carta 71: Allí siento paz

Hola mi niño bonito!

Ayer fuimos donde luchaste 4 días. Donde parte de tu alma aún habita. Siempre que vamos entro con miedo. Pero cuando cruzo la puerta giratoria recuerdo tu lucha, y mi mente se calma.

Cuando llego al vestíbulo y miro a la izquierda viene a mi el sonido de tu latido en cada ecografía. Tu latido que llevamos grabado con tinta en la muñeca derecha, en nuestro lado solar. El Sol, Ha, tú y sólo tú.

Y entonces miro a la derecha y tu imagen por la pantalla del ecógrafo, mandándonos un beso me hace sonreír. Tu última eco. Dos días después acaricié tu rostro en el quirófano, al fondo de aquel pasillo. Te giraste hacia mi y lloré de emoción.

Cuando subo por el ascensor pienso en todas las veces que bajábamos hacia la UCIN. Algunas veces serena y otras con el corazón en la mano. Y al llegar a la primera planta es como si se hiciera un gran silencio y sólo se oyen las máquinas de cada bebé, que decidieron llegar antes de tiempo y ahora viven en una burbuja donde se les hace creer que aún están dentro de sus mamás. Pero aunque suene frío, no es así. Allí están las ya conocidas mamás de incubadora.

Y en ese lugar estas tú. Tu alma juega al escondite entre las piernas de las enfermeras, medic@s, auxiliares, papás de otros bebés. Siempre pienso que tú y los otros bebés estrella que allí habitasteis cuidais de l@s prematur@s que allí llegan. Vuestro recuerdo reside en cada mamá de incubadora, en cada medic@, en cada persona que allí trabaja, y que eso les da fuerzas extra para seguir adelante. Pero también sois la caricia cuando llega un día triste. Ojalá no existieran esos días.

El meu Petit Príncep, vinilo de una pared de Mater

La suerte nuestra fue encontrar a esas personas que nos abrazaron cuando más lo necesitabamos. Y eso nos ayudó a comenzar con buen pie el largo camino del duelo.

Por eso, me siento orgullosa de participar en el proyecto de la Capsa dels records, porque tu fuerza, tus días de lucha por vivir, son el motor que nos mueve. Ahora somos vuestras familias, bebés estrella, los que queremos poner nuestro granito de arena, para que est@s grandes profesionales ayuden a otras familias a guardar un recuerdo de sus hij@s. Para que no salgan con los brazos vacíos. Porque ell@s han existido, como vosotr@s, y hay que empezar a quitar las vendas de los ojos a los que miran a otro lado, a los que nos quieren hacer olvidaros, y hacerles entender que somos padres.

Por eso allí donde vaya vuestro proyecto, porque es de vosotros estrellas, allí les escucharemos, y les apoyaremos en todo lo que necesiten. Contad con nosotr@s!!!

Guillem, mi niño, cuando entro allí, en tu Mater, es como si te cogiera en brazos de nuevo y te acunara tarareando tu canción mientras tus latidos nos marcan el ritmo.

Por ti seguiremos luchando!!!

Besitos al cielo!!!!

Mañana más mnb!

Mamá

2 comentarios sobre “Carta 71: Allí siento paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s